John Constantine también se suma al Renacimiento que están viviendo todas las series de DC Comics y lo hace con una serie a cargo de Simon Oliver que cuenta con dos dibujantes de calidad: Pia Guerra y Moritat.

"The Hellblazer #1. Renacimiento" (Simon Oliver, Pia Guerra y Moritat, ECC Cómics)The Hellblazer 1 (Renacimiento)
Edición original: The Hellblazer: Rebirth núm. 1 USA (one-shot), The Hellblazer núms. 1 a 6 USA
Guión: Simon Oliver
Dibujo: Pia Guerra, Moritat
Tnta: José Marzán jr.
Color: Tony Aviña, Carrie Strachan, Andre Szymanowich
Formato: Libro cartoné, 160 págs. a color
14,95€

¡John Constantine regresa a Londres! Tras una larga temporada en Estados Unidos, el cínico antihéroe vuelve a un lugar que siempre ha ocupado un lugar muy especial de su corazón. Sin embargo… ¿estará la ciudad del Támesis preparada para darle la bienvenida que él cree que se merece? ¿Y en qué consiste la extraña petición que le ha hecho la Cosa del Pantano? ¡Algo grande está a punto de suceder!

John Constantine regresa a Londres después de pasar un pequeño exilio y lo hace al más puro estilo “cabronazo”, es decir, se juega su presencia en Londres contra un demonio apostando la vida de todos los seres humanos de la ciudad… y gana la apuesta.

Una vez que Constantine ha logrado el permiso para residir de nuevo en Londres toca reconectar con sus viejos amigos, especialmente Chas, quien se ofrece a darle cobijo, aunque la Cosa del Pantano, que ha ayudado a Constantine en su ardiz, exige que le sea devuelto el favor lo que arrastrará a John a una lucha contra los djinn que Dios exilió de la Tierra al poco de la creación de los seres humanos, y, esta sí, es una prueba a la altura de nuestro protagonista, una que lo llevará al límite mientras él juega entre bambalinas y va descubriendo el complot.

Toca reinventar Hellblazer dentro del nuevo Universo DC, concretamente dentro de la iniciativa Renacimiento que ha aupado a los cómics de DC a las más altas cotas de popularidad, y que en Hellblazer se resuelve con un seguir adelante, aceptando lo sucedido desde el regreso de Constantine al universo superheroico, así que veremos cómo se rompe con el hechizo del exilio, se desarrolla la historia de amor entre la Cosa del Pantano y Abby, avatar de la Putrefacción, etc, es un discurrir que se sustenta sobre el pasado y que va aumentando en interés conforme Simon Oliver se va asentando en Hellblazer.

Gráficamente tenemos a dos buenos dibujantes, Moritat, que se encarga de los cuatro primeros números, nos ofrece un estilo un poco más acorde con lo que estamos acostumbrados a ver en Hellblazer, con un acabado más “sucio” que emborrone su bello trazo y que se amplifica gracias a la expresividad de sus personajes, que ven deformarse sus rostros para darnos un poco más de sentimientos. Por otra parte Pia Guerra, qué decir sobre Pia Guerra, una dibujante a la que conocimos, y de la que nos enamoramos, en Y, el último hombre, y que aquí deja mucho mejor sabor de boca que Moritat.

La edición es la típica rústica de batalla de ECC Cómics, una galería de portadas al final, un checklist y un artículo en la contra que versa sobre Wonder Woman, hubiese estado bien un artículo sobre el propio Constantine.

En definitiva, comencé este primer volumen de Hellblazer con bastantes dudas, pero la historia me ha interesado lo suficiente, la versión de Constantine que nos ofrece Simon Oliver es más que correcta y la intriga por saber qué vendrá te atrapa. Habrá que continuar la serie.