Celebramos el 8M con la reseña de una obra de lectura obligada y capaz de remover conciencias: “Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar“, de Ame Soler.

"Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar" (Ame Soler, Bruguera)Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar
Ame Soler
Tapa dura (cartonés) cosido.
128 páginas a color
Editor: Bruguera (Penguin Random House)
Idioma: Español
ISBN-13: 978-8402421678
Primera edición: 1 de febrero de 2019
Género: novela gráfica autobiográfica

El manifiesto feminista autobiográfico de Tres Voltes Rebel, una de las jóvenes promesas la ilustración en nuestro país, que nos empodera y recuerda que nada podrá con nosotras. «Nunca he encajado en los esquemas que la sociedad ha construido para ser una chica perfecta. Desde pequeña me despeinaba de manera asombrosamente fácil. Recuerdo un día que había jugado, corrido, saltado… Y un profesor me dijo: Péinate, pareces una bruja. Estos años me prepararon para la adolescencia más insegura y dependiente que puedas imaginar. Un sufrimiento que parecía no terminar. Hasta que descubrí el feminismo y pude dar nombre y forma a todo aquello que me oprimió. Hasta que me uní a un grupo de luchadoras que volamos a contracorriente». Sincero, poético y desgarrador, un relato en el que Tres Voltes Rebel nos da su propia visión del feminismo.

Desde la portada intuimos que va Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar a ser una obra con las que muchas mujeres (y, espero que hombres) nos vamos a sentir identificadas. El título habla por sí mismo: “SOMOS las nietas de las BRUJAS que no pudisteis QUEMAR”. Utilizando una gama de púrpuras y morados tanto en el título, con tipografía estilo lettering, como en la imagen de la mujer con una cobra y un fondo cobrizo y un fondo blanco, Ame Soler llama la atención del/la posible lector/a con una portada minimalista y poética a la vez, gracias al uso de las acuarelas.

El interior de Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar no defrauda, las guardas están realizadas en color morado, como el símbolo de la mujer, en las que usa la técnica de la acuarela donde se van creado degradados como si de gotas de agua se tratasen. Cuando vayamos avanzando en la lectura nos daremos cuenta de que el color morado (en todas sus variantes) se mantiene como una constante en buena parte de la obra, combinándolo, eso sí, con colores anaranjados/bronces, rojos que tiran al borgoña, azules grisáceos…

El uso del color no es baladí en la obra. Cada página, cada parte de la prosa de Soler, cada texto resaltado en tipografía creativa, lettering, nos transporta irremediablemente a un estado de ánimo, al de la autora en eso momento y en ese lugar. No importa que no hayamos vivenciado todo lo que ella nos cuenta, pero resulta muy difícil no empatizar con la autora y recordar ciertos recortes de nuestra vida como mujeres (hay ciertas cuestiones que los hombres, por suerte o por desgracia, no habéis tenido que sufrir en vuestras propias carnes).

Que esta novela gráfica, por definirla de algún modo ya que también podríamos denominarla poesía en imágenes, se lea rápido no implica necesariamente que cada página no ofrezca calidad, así como profundidad tanto artística como a nivel emocional que consigue sumir al/la lector/a en un estado que aviva nuestra inteligencia emocional. Ame Soler no sólo nos habla de los cánones que impone la sociedad a las mujeres, del machismo y micromachismo, sino que su mensaje transciende más allá. Nos habla de resiliencia, de amor propio, se sororidad, de una persona queriéndose a sí misma para abrazar su libertad como ser humano.

Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar es un libro que NO ES SÓLO PARA MUJERES, un libro imprescindible PARA TODO SER HUMANO. Su lectura te hará querer revivirlo, estudiarlo con más detenimiento. Además, los dibujos son pequeñas odas a la esperanza femenina.