Jonathan Hickman llamó la atención por su trabajo en Marvel y por una joya como Los Proyectos Manhattan que lo consagró, motivo por el que pudo escoger compañero, Ryan Bodenheim, con el que crear nuevos proyectos; Réquiem por MarteSecreto y Dying and the Dead, demuestra que la química entre escritor y dibujante está muy viva, aunque Secreto se quede a medio gas y no acabe de explotar todo el potencial que tiene un planteamiento como este.


Secreto

Edición original: Secret 1 a 7 USA
Guión: Jonathan Hickman
Dibujo: Ryan Bodenheim
Color: Michael Garland
Formato: Libro rústica, 192 págs. a color.
18,95€

El secreto cuenta historias de antiguos espías perdidos en una nueva para la vigilancia, la globalización y la privatización.

Planeta Cómic nos ofrece una nueva serie que nos llega de la mano del creado de Los Proyectos Manhattan, Jonathan Hickman es uno de esos guionistas actualmente en boga que está viendo cómo las editoriales españolas se pelean por publicar sus anteriores (o actuales) trabajos, naturalmente Planeta Cómic cuenta con ventaja sobre el resto de editoriales (excepto sobre Panini, que tiene la exclusiva sobre sus trabajos en Marvel Comics

Por otra parte tenemos a Ryan Bodenheim, un dibujante al que tenía perdida la pista desde aquel entretenido tebeo, también publicado por Planeta, Halcyon del que guardo muy buen recuerdo y que, por lo que parece, se ha asociado con Hickman desde entonces, ya que dibujó Réquiem por Marte, Secreto y actualmente está inmerso en la serie Dying and the Dead, también con Hickman a los guiones, serie que seguramente veamos pronto en las librerías españolas, y es que la calidad de esta nueva serie parece haber convencido a la crítica… a mi, sinceramente, me convencieron simplemente con echarle un vistazo a las maravillosas portadas, así que imagino que, próximamente, Planeta Cómic (apuesto por ellos) nos anunciará la publicación de Dying and the Dead, para regocijo propio y ajeno.

Tras realizar Réquiem por Marte Jonathan y Ryan emprendieron un nuevo proyecto: Secreto, una historia ambientada en el género de espías, al que homenajearon desde su particular perspectiva, y es que toda la acción parte de la premisa de que Grant Miller trabaja para una empresa de seguridad del más alto nivel, momento en el que descubren un enorme secreto que involucra directamente a dos de las naciones más poderosas del mundo y a sus agencias de espionaje. La trama se va desmadejando poco a poco, de forma que el lector tiene que intentar ir atando cabos conforme se adentra en una trama que resulta interesante, pero que podría haber dado para más, aunque el hecho de que la trama se precipite y se cierre apresuradamente puede darnos una pista: quizás las ventas obligaron al cierre de un proyecto que tenía previsto continuar a modo de serie regular, el último número, el séptimo, apareció a la venta en abril de 2014, lo que parece descartar que estemos ante una serie abierta a pesar de que así lo anunciaron al comenzar a publicar Secreto. No hay problema porque la trama queda cerrada y bien atada, aunque puede que sea una lástima no ver más aventuras del equipo de Grant Miller.

No es justo juzgar el trabajo de Hickman sin tener en cuenta que, seguramente, las bajas ventas acabaron por afectar a los planes que tenía para Secreto, aún así sería injusto no reconocer que el título se deja leer y que en determinados momentos de la trama Grant Miller, su esposa Ronnie White y el resto de personajes, consiguen emocionarnos y hacernos ver la promesa de vivir algunos momentos memorables en su compañía, si es que la evolución de los mismos llega a desarrollarse… no fue así, la serie se cerró en el séptimo número con un cierre de la trama más que correcto, aunque se echa en falta que Hickman hubiese caracterizado mejor a los personajes y explotado las tensiones como la de la petición divorcio de Ronnie a Grant que vemos al comienzo del volumen… y que se queda en el limbo, puede que estuviese en los planes para próximos números, pero lo cierto es que excepto Grant Miller el resto de personajes quedan desdibujados y reducidos a tópicos que no se acaban de explotar. Por suerte la trama es interesante, pero por desgracia se quedaron sin espacio para que la conspiración respirase.

En cuanto al trabajo de Ryan Bodenheim tengo que reconocer que me gusta más a cada trabajo suyo que veo, si ya me convenció con Halcyon, con Secreto reafirmó las sensaciones, especialmente por esa manera de representar la intensidad de las emociones que el lector vive junto a Grant y compañía, cuando el rojo invade las viñetas en el momento de la acción, o cuando se establecen determinadas expresiones (muy muy bien plasmadas por Bodenheim) gracias al color de Michael Garland. Os confesaré que le he echado un vistazo a varias planchas de Dying and the Dead y la verdad es que es un título que promete, muchísimo. No hay más que ver las expresiones faciales de Ryan para darse cuenta de la calidad que atesora este dibujante.

En cuanto a la edición de Planeta Cómic debo decir que la encuentro sobria y muy correcta, falta alguna explicación sobre si estamos, o no, ante una serie regular (me he decantado por considerar que no es así, a pesar de que Planeta anuncia este volumen como un número 1), aunque es posible que ni los propios autores lo tengan claro. Es una buena edición a un precio correcto.

En definitiva Secreto es una historia de espías, pero no de las clásicas (aunque rezuma clasicismo por todas sus páginas) sino más como una mezcla entre Ocean’s Eleven y James Bond, un puro thriller de conspiraciones, no me volvió loco, pero disfruté con la historia.