Tras los acontecimientos narrados en “Star Wars: Purga“, donde las decisiones erróneas de Darth Vader nubladas por su obsesión por capturar a Obi Wan Kenobi mermaron su posición de poder en el Imperio, en “Star Wars: Darth Vader y la autoridad perdida” el Lord Oscuro de los Sith tiene la ocasión perfecta para recuperar el prestigio perdido entre sus tropas y corregir la intolerable demostración de debilidad ante su líder, el Emperador Palpatine.

image1

Aún afectado por la muerte de Padmé, Darth Vader se embarca en la misión de localizar una fuerza imperial perdida, capitaneada por su enemigo, Moff Tarkin. Los peligros de la expedición en la inexplorada Nebulosa Fantasma se incrementan por la amenaza de traición de algunos miembros de su equipo y por la presencia de la líder religiosa del sistema, Lady Saro.

Una de las (muchas) críticas que se suelen verter sobre el trabajo de George Lucas en la saga de “La Guerra de las Galaxias” es haber dotado a sus villanos, personajes impregnados de maldad en el sentido más puro de la palabra, con causas, motivos y justificaciones para su actitud desviada de los preceptos morales. En concreto se habla de Darth Vader, el antagonista principal de “Star Wars IV: Una nueva esperanza”, vestido de negro de la cabeza a los pies, a medio camino entre el hombre y el robot, con una respiración profunda que se ha convertido en un icono de la historia del cine, que era responsable de una brutal y despiadada opresión en una galaxia muy muy lejana cazando a los activistas de la Alianza Rebelde en la primera película de la saga para convertirse en el protagonista de un drama shakespeariano de ascenso, caída, culpa y redención a lo largo de las seis películas.
El malvado era, en realidad, un joven alocado, enamorado, que fue engañado para creer que su mejor amigo le había traicionado y que había asesinado a su esposa con sus propias manos, para hacerle caer en las redes de las fuerzas del mal. Darth Vader dejaba atrás el papel de un demonio sin piedad, de un Sauron en una epopeya de ciencia-ficción, en el antagonista de los defensores de las fuerzas del bien, para convertirse en un hombre. Simplemente en un hombre, con debilidades y sentimientos propios de un ser humano.

El universo expandido de Star Wars, el conjunto de películas, libros, cómics, videojuegos y series de televisión que expande el arco cronológico de los acontecimientos de la saga galáctica hacia atrás y hacia adelante, desde el lejano pasado hasta el ignoto futuro, desde los ancestros hasta los descendientes de los descendientes, mucho más allá de los escasos cuatro años de sucesos que hay entre el asalto imperial a la corbeta coreliana rebelde Tantive IV de la Princesa Leia hasta la derrota ¿definitiva? del Imperio en las lunas de Endor, en el año 4 dBY (después de la Batalla de Yavin, según la cronología del Universo Expandido) de la trilogía original, profundiza mucho más aún en la personalidad del hombre debajo de la máscara de Darth Vader, en el joven jedi Anakin Skywalker antes de convertirse en Darth Vader y en lo que queda de él cuando ya es el cruel y despiadado Lord Oscuro del Sith.

La historia de “Star Wars: Darth Vader y la autoridad perdida” se enmarca en el periodo conocido como La Gran Purga Jedi en la cronología oficial del universo expandido de Star Wars, unos tiempos oscuros y turbulentos emplazados entre los acontecimientos narrados por George Lucas en “Star Wars III: La venganza de los Sith” y la primera película de la trilogía original, “Una nueva esperanza”, durante los cuales los secuaces del Emperador, con Darth Vader al frente, persiguieron y cazaron a los Jedis supervivientes por toda la galaxia.

La Gran Purga Jedi, también conocida como la Purga Jedi o el Gran Exterminio Jedi, se refiere a los acontecimientos sucedidos a partir del año 19 ABY (antes de la Batalla de Yavin, según la cronología oficial del Universo Expandido), desde el ascenso del sith Darth Sidious al trono del Imperio Galáctico, en su esfuerzo por eliminar de la galaxia cualquier resto de la Orden Jedi.
Con el señor oscuro de los sith Darth Vader al frente de los agentes imperiales encargados de la caza y exterminio de los Jedi, la Gran Purga implicó la práctica aniquilación del Lado Luminoso de la Fuerza en toda la galaxia. Lo que comenzó en Corsucant con las muertes de los maestros Mace Windu, Kit Fisto, Agen Kolar y Saesee Tiin a manos de Darth Sidious, la ejecución de la Orden 66 por parte de las tropas clon, y la masacre del Templo Jedi por parte del jedi renegado Anakin Skywalker, se extendió hasta los confines de todo el universo durante unos larguísimos diecinueve años,… con la única excepción de Obi-Wan Kenobi, escondido en los desiertos de Tatooine, y el maestro Yoda, oculto en el planeta pantanoso de Dagobah, que sobrevivieron a la Purga de los enemigos del Imperio hasta la aparición de Luke Skywalker y la Alianza Rebelde, en el 0 ABY.

La historia que nos cuenta el guionista Haden Blackman en “Star Wars: Darth Vader y la autoridad perdida” enlaza directamente con la de “Star Wars: Purga” de John Ostrander, Doug Wheatley, Jim Hall, Haden Blackman y Chris Scalf, donde el Lord Oscuro de los Sith se deja llevar por sus sentimientos, por sus obsesiones, por sus fantasmas y por sus recuerdos y comete errores que el Emperador le disculpa pero que no olvida.
“Purga” de John Ostrander y Doug Wheatley y “La espada oculta” del mismo Haden Blackman y Chris Scalf, dos de los tres relatos incluidos en el cómic “Star Wars: Purga”, nos hablaban de un Darth Vader desquiciado que ignoraba las órdenes directas de su Emperador para lanzarse en busca de caballeros jedi fugitivos. El resultado de su obsesión le llevaba hasta una trampa tendida por un grupo de Jedis supervivientes se han unido para derrotar a la mano derecha del Emperador con su fuerza combinada en el primer relato y a dejar desprotegida una base imperial en las peligrosas junglas del planeta Otavon XII donde se alojaba una fábrica para la construcción de AT-ATs esencial para el Imperio en el segundo. Dos decisiones erróneas que dejaban su autoridad muy mermada y que ponían de manifiesto la sumisión del Lord Sith con respecto al Emperador, más frío y calculador, y que no se movía por motivos personales.

Pero en la capital imperial de Coruscant no hay tiempo para lamentos, y el Emperador Palpatine encarga a su lugarteniente una nueva misión: debe rescatar al hijo del Gran Moff Tarkin, el Almirante Garoche Tarkin, que desapareció con su fuerza expedicionaria cuando se encontraba en una de las zonas más inexploradas de la galaxia, conocida como la Nebulosa Fantasma. La búsqueda, una aparentemente sencilla misión de rescate, se convertirá en toda una pesadilla para Darth Vader cuando se tenga que enfrentar a traiciones en el seno de sus tropas, a las hábiles manipulaciones de la líder religiosa del sistema, Lady Saro, y a los sueños y visiones sobre cómo hubiera sido su vida si Padmé no hubiera fallecido que le persiguen.
Una historia teñida de engaños y traiciones donde Vader es el eje central alrededor del cual se teje una red de mentiras, un cazador cazado que deberá confiar en sus instintos más primarios, dejar cualquier resto de sentimientos que su alma aún pudiese albergar e ignorar las inquietantes visiones de su fallecida esposa Padme Amidala que le atormentan, para alcanzar el éxito de su misión, recuperar el respeto de los oficiales imperiales y la redención ante su tutor, maestro y líder. Una aventura que profundiza en el enfoque más psicológico del personaje, en los retazos de bondad que aún permanecen en su corazón y en su sentimiento de culpabilidad.

El guion de “Star Wars: Darth Vader y la autoridad perdida” es obra de W. Haden Blackman, un autor norteamericano habitual de la franquicia de “Star Wars”, responsable de varios libros (“The New Essential Guide to Vehicles and Vessels”, “The New Essential Guide to Weapons and Technology”, “Star Wars Galaxies: The Ruins of Dantooine” con Voronica Whitney-Robinson,…), numerosos cómics (“Star Wars: Purga”, “Star Wars: El poder de la fuerza”, “Star Wars: Republic”,…) e incluso de los guiones de varios videojuegos de LucasArts (“Star Wars: Galaxies”, “Star Wars: El poder de la fuerza”, “Star Wars: Bounty Hunter”,…). El dibujo corre a cargo de Rick Leonardi (Philadelphia, 1957), un conocido ilustrador que ha trabajado para Marvel Comics y DC Comics, en títulos como “Capa y Puñal”, “Uncanny X-Men” o “Spiderman 2099”, y que ha participado esporádicamente en algún encargo para las series de “Star Wars” de Dark Horse, como un olvidable “Star Wars: General Grievous” en el año 2005, con guion de Chuck Dixon.

“Star Wars: Darth Vader y la autoridad perdida” de Haden Blackman y Rick Leonardi, que recopila los cinco números de la miniserie “Darth Vader and the Lost Command” de Dark Horse, es un nuevo ejemplo de como la editorial Planeta DeAgostini Comics es una garantía para los aficionados a la franquicia galáctica creada por George Lucas a finales de los años setenta, a los cómics de “Star Wars”, y al universo expandido de la saga, puesto que durante los últimos años ha ido publicando sin interrupción abundante material de “Star Wars” de la editorial norteamericana Dark Horse.
Entre su extenso catálogo se pueden encontrar joyas (como “Los Jedis contra los Sith” de Macan, Bachs y Fernández, la adaptación al cómic de la trilogía literaria de Timothy Zahn “Heredero del Imperio” o los integrales de “Las Guerras Clon”), productos muy dignos bien encajados en el universo de “Star Wars” (“Star Wars: Tiempos Oscuros”, “Star Wars: Caballeros de la Antigua República”, “Star Wars: Legado” o “Star Wars: Imperio”), historias de calidad menor que no desdeñan, pero también hay un montón de papel desaprovechado para plasmar historias nada recomendables que no están a la altura del precedente al que deben rendir pleitesía (como “Star Wars: Imperio Oscuro”, “Star Wars: Rebelión” o “Star Wars: Imperio Carmesí”), pero es satisfactorio constatar como todas ellas llegan a las tiendas con una cuidada edición en castellano, en formatos sencillos y a precios relativamente asequibles.
“Star Wars: Darth Vader y la autoridad perdida” no es una joya, ni mucho menos, pero tampoco puede considerarse uno de los productos menores de la franquicia. Estar ubicado en un periodo tan oscuro y tenebroso como la Gran Purga le otorga un punto de interés de partida, y al enlazar con un cómic anterior casi parece justificada su lectura para seguir el hilo de los acontecimientos, pero ni el dibujo, ni la historia, ni siquiera los secretos que esconde este título lo convierten en esencial sino que es, quizás, prescindible.

Darth Vader y la autoridad perdida.
Título original: Darth Vader and the lost command
Guión: Haden Blackman (
www.hadenblackman.com)
Dibujo: Rick Leonardi
Color: Wes Dzioba
Colección: Cómics Star Wars
Fecha de edición: Abril de 2012
ISBN: 978-84-15480-15-0
Formato: 16,8×25,7cm. Rústica sin solapas. Color.
Páginas: 120
Precio: 12,95 euros