Michael Fassbender es, sin el menor asomo de dudas, uno de los actores de moda. Como el joven Erik Lehnsherr ‘Magneto’ en «X-Men: First Class», como el diputado btitánico Bobby Sands en «Hunger», como Carl Jung en «Un método peligroso» o como el adicto al sexo Brandon de esta «Shame«, el actor irlandés de ascendencia alemana seduce a la cámara como ninguno.

Brandon es un hombre de treinta y tantos años que vive en un confortable apartamento en Nueva York. Para evadirse de la monotonía del trabajo, seduce a las mujeres, en una serie de historias sin futuro y encuentros de una noche. Pero el ritmo metódico y ordenado de su vida se ve alterado por la imprevista llegada de su hermana Sissy, una chica rebelde y problemática. Su presencia explosiva llevará a Brandon a perder el control sobre su propio mundo.
Esta es la historia que nos cuenta «Shame», el segundo largometraje del director inglés Steve McQueen tras la aplaudida «Hunger», donde repite con el actor irlandés de ascendencia alemana Michael Fassbender («Malditos Bastardos», «Centurión», «Hunger», «X-Men: Primera Generación», «Un Método Peligroso», «Albert Nobbs»,…) como protagonista. En esta cinta de alto voltaje sexual Fassbender ha bordado el papel del atractivo treintañero que no controla su vida sexual cuando su hermana de carácter explosivo irrumpe por sorpresa en su vida metódica y rutinaria, y los premios y las nominaciones le han ido cayendo uno tras otro: Copa Volpi en la Mostra de Venecia, nominación al Globo de Oro y el British Independent Film Award. Curiosamente el único premio que le ha dado la espalda han sido unos cuestionados Óscars que han dejado sin nominación a Fassbender… y a Ryan Gosling por su papel en «Drive».
En «Shame», Michael Fassbender está acompañado en el reparto por la pujante Carey Mulligan («Wall Street 2», «Nunca me abandones», «Drive»), Nicole Beharie (la serie de televisión «The Good Wife»), Hannah Ware («Vaya par de polis»), Alex Manette («Tenemos que hablar de Kevin») y James Badge Dale («Infierno blanco»), entre otros. El 2 de Diciembre llegó a los cines de los EE.UU., con la restrictiva calificación NC-17 (Some Explicit Sexual Content), En España, y tendremos que esperar un poco más, hasta el 17 de Febrero, para escandalizarnos con una película, una obra maestra, que indaga en la naturaleza profunda de nuestras necesidades, en la forma en que afrontamos nuestra vida y las experiencias que nos marcan. (www.foxsearchlight.com/shame)

{youtube}KIgQdNYc9Qo{/youtube}