Brazales de Duelo es la tercera entrega de la segunda saga ambientada en el Universo de Nacidos de la Bruma, serie con la que Brandons Sanderson nos ha sorprendido y continúa haciéndolo gracias a libros como éste.

Brazales de DueloBrazales de Duelo / Nacidos de la Bruma 6
Brandon Sanderson
Traducción: Manuel de los Reyes
Nova
ISBN: 9788466659628
514 páginas
Tapa dura con sobrecubierta
19.50 €

Los héroes de la mítica primera trilogía de Nacidos de la Bruma son ahora figuras hechas de mito y leyenda, incluso objetos de veneración religiosa. Son reemplazados por nuevos personajes maravillosos, como Waxillium Ladrian, no sólo heredero de la Casa Ladrian sino también, hasta hace poco, representante de la ley en la región fronteriza sin gobierno conocida como los Aridos. Allí trabajó con su excéntrico pero eficaz compañero, Wayne. Ambos son capaces de utilizar la magia alomántica.

Brazales de duelo muestra cómo en la sociedad nacida de la bruma la economía crece, la democracia sostiene con la corrupción, y la religión se convierte en una fuerza cultural en crecimiento, con cuatro religiones que compiten por los conversos. Esta sociedad, todavía inestable, se enfrenta ahora a su primer caso de terrorismo religioso. Los dos protagonistas deben desentrañar dicha conspiración.

Tenía ya ganas de leer el sexto libro de Nacidos de la Bruma, aunque personalmente considero que una vez leída la trilogía del Imperio Final ahora toca ver qué hacía Brandon Sanderson con los juguetes rotos que dejaron sus primeros tres libros y la verdad es que tras disfrutar con Aleación de Ley, Sombras de identidad y Brazales de Duelo, en el que por fin salimos de Elendel para conocer algo más de Scadrial, el mundo de los Nacidos de la Bruma.

Volvemos a encontrarnos con Wax y Wayne, la extraña pareja de “sheriffs” asentados en Elendel, la principal ciudad de Scadrial, como parte de sus aventuras y de la persecución del tío de Wax que anda metido en todos los problemas que han asolado Elendel y la cuenca en los últimos tiempos, esto es, desde que comenzaron las aventuras de nuestros amigos.

En Brazales de Duelo también vemos cómo se inicia el libro con la boda de Waxilium Ladrian y Steris que, por desgracia, vuelve a ser interrumpida demostrando que quizás haya un poco de gafe en esa boda, quizás sea cosa de Armonía, o de otras “fuerzas” interesadas en que la boda no se celebre. Me encanta que Sanderson haya optado por demostrar que todos los personajes son interesantes y la evolución de Steris es realmente digna de aplauso, cuando parecía que iba a resultar un simple obstáculo acaba convertida en un personaje por derecho propio.

Brazales de Duelo

Naturalmente enseguida se complican las cosas, y no sólo por la accidentada no-boda sino por “detallitos” que hacen pensar a Wax y compañía que su tío anda detrás de los Brazales de Duelo del Lord Legislador, lo que le permitiría crear nuevos alománticos. La cosa no acaba ahí porque la trama se complicará con la presencia de unos “extraños” seres cubiertos por máscaras rojas, pero antes de eso veremos cómo se prepara una rebelión contra Elendel en el resto de ciudades de la cuenca y, cómo no, Wax y Wayne vuelven a estar metidos en un fregado de dimensiones considerables. Y no he terminado de desgranar los detalles y sorpresas del libro porque algo tengo que dejar en el alero, pero hay muchos detalles interesantes y prometedores para la próxima, ¿y última?, entrega.

No sigo por aquello de no desvelar toda la trama, pero os diré que Brazales de Duelo me reafirma en su asunción de que Sanderson ha decidido ir todo lo lento que no fue con la trilogía original de Nacidos de la Bruma, así nos ha mostrado el nuevo mundo de Armonía, ha introducido a dos grandes protagonistas secundados por mujeres fuertes, como Steris y Masari, enfrentados al anterior Lord Ladrian a la par que nos desgrana cómo es la sociedad de Elendel, y del resto de ciudades de la cuenca, y cómo están creciendo ante el imparable desarrollo tecnológico que está viviendo el mundo de Armonía y que parece que no es del agrado de Armonía, no del todo al menos.

Como decía , he disfrutado mucho con Brazales de Duelo, aunque me preocupa que Sanderson esté preparando un traumático final de la trama para el siguiente libro, The Eleventh Metal, porque la verdad es que casi todo les sale bien a Wax, Wayne, Marasi y Steris y eso no suele ser lo habitual en la fantasía de Sanderson. Además de que ese enemigo que permanece en las sombras tiene pinta de que va a ser realmente importante y complicado de derrotar, por muchos poderes que tengan nuestros héroes y mucho apoyo kandra que reciban.

La edición de Nova, la digital, es realmente correcta y además cuenta con la traducción de todo un profesional como Manuel de los Reyes con una corrección del “equipo Cosmere” que eleva el acabado final. De la edición en papel sólo puedo deciros que la he visto en las librerías y tiene muy buena tinta, tanta como para que sienta lástima al no tenerla, ya caerá.

En definitiva, Nacidos de la Bruma es una maravilla de trilogía y, poco a poco, la continuación, esta tetralogía, está haciendo honor a la original. ¿¡Cuándo sale el siguiente!?