A lo largo de treinta películas de producción japonesa, y un remake norteamericano, el daikaijū ‘Gojira’ amenazaba con destruir Tokio en cada una de las películas de los estudios Tōhō que aparecía, en una época donde el pavor por lo nuclear y la Guerra Fría alcanzaba todos los rincones del mundo. Y este gigantesco dinosaurio mutante se convirtió en un icono de lo monstruoso y temible que hoy, sesenta años después de su primera aparición, es un referente de la cultura popular.

El próximo día 15 de mayo se estrena la nueva película del ‘daikaijū’ Godzilla, una nueva versión del más popular de los monstruos japoneses que dirige Gareth Edwards («Monstruoso»), con un guión de Frank Darabont («The Walking Dead», «Cadena Perpetua») y que protagonizan Aaron Taylor-Johnson («Kick-Ass», «Los Vengadores 2»), Elizabeth Olsen («Old Boy», «Luces rojas», «Amor y letras», «Los Vengadores 2»), Juliette Binoche, Ken Watanabe («Origen»), Bryan Cranston (de la serie de televisión «Breaking Bad») y Sally Hawkins. 
Tras casi treinta películas japonesas desde su primera aparición en 1954 (menos de diez años después después de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki), y ese mediocre remake made in Hollywood en 1998 dirigido por Roland Emmerich, el monstruoso Godzilla regresa de la mano de Warner Bros. Pictures y Legendary Pictures, en la que promete ser la más versión realista y espectacular que se ha rodado sobre el monstruo, que en esta ocasión se enfrentará a malvadas criaturas que, animadas por la arrogancia científica de la humanidad, amenazan nuestra propia existencia. Godzilla, King Kong, los kaijus de «Pacific Rim», Gamera, King Ghidorah, los ángeles de Neo Genesis Evangelion,… ¡El género kaiju vive! O, por lo menos, lo intenta. (www.godzillamovie.com)

{youtube}_MVDpmKxLNg{/youtube}