El ex-gobernador de California, ex-culturista, ex-Conan el Bárbaro, ex-Poli de Guardería, ex-Terminator, y un largo etcetéra, regresa a la pantalla grande tras su paso por la política con la intención, difícil, de recuperar su carrera allí donde la dejó. Los años no pasan en balde, la edad ha hecho mella en el actor de origen austríaco y su gancho para los espectadores se ha enfriado hasta temperaturas glaciales. «El último desafío» es, por lo tanto, una reválida para Arnold Schwarzenegger que tiene muchos números de suspender.

A principios del mes de Febrero llegará a los cines españoles «El último desafío» («The last stand»), la trepidante película de acción protagonizada por Arnold Schwarzenegger que supone el regreso del actor de «Terminator», «Conan» o «Desafío Total» como protagonista de una película de acción después de casi diez años tras «Terminator 3» en 2003, y dirigida por el director de culto coreano Kim Ji-Woon («Dalkomhan insaeng», «Joheunnom nabbeunnom isanghannom», «Akmareul boatda»).
Arnold Schwarzenegger interpreta a un duro sheriff en la primera película en inglés del director Ji-Woon. Encabeza el reparto el español Eduardo Noriega («Abre los ojos») como antagonista del héroe y lo completan un cartel de lujo formado por Forest Whitaker (ganador de un Óscar por «El último rey de Escocia»), Johnny Knoxville (el célebre creador de la descerebrada serie de televisión de la cadena MTV «Jackass»), Peter Stormare («El Gran Lebowsky»), Rodrigo Santoro («300»), Harry Dean Stanton («Alien, el octavo pasajero») y Genesis Rodíguez («El séquito»).
En «El último desafío» conoceremos al sheriff Ray Owens que, atormentado por la culpa tras una operación fallida, deja su puesto en la división de narcóticos del Departamento de Policía de Los Ángeles para trasladarse a la tranquila localidad fronteriza de Sommerton Junction, donde el crimen no abunda precisamente. Pero esta existencia apacible se ve truncada cuando Gabriel Cortez, el más destacado capo del narcotráfico del hemisferio oeste, efectúa una espectacular y sanguinaria huida de un convoy penitenciario del FBI.  
Cortez, respaldado por una banda de forajidos cuyo jefe es un frío mercenario llamado Burrell, emprende una endiablada carrera hacia la frontera mexicana a toda velocidad en un Corvette ZR1 modificado llevando consigo a una rehén. La ruta de huida pasa justo a través de Summerton Junction, donde un nutrido dispositivo policial, que incluye al agente John Bannister, tiene una última oportunidad de interceptar al violento fugitivo antes de que se escabulla para siempre al otro lado de la frontera.
A pesar de su renuencia inicial a implicarse, y de la supuesta ineptitud del modesto efectivo policial de Sommerton Junction, Owens decide finalmente tomar cartas en el asunto y, con la ayuda de su equipo, prepararse para un desafío de proporciones épicas. (www.thelaststandfilm.com)

{youtube}iOX-ucZzFxc{/youtube}