No es fácil encontrar una historia de superhéroes sólida fuera del círculo cerrado del mainstream norteamericano, un cómic con un héroe carismático, con un argumento original y con una ambientación que no sea ni tópica ni un ‘dejá vú’. “El Asombroso Hombre Lobo” de Kirkman y Howard lo consigue.

image1Para muchos lectores de cómic no habituales Robert Kirkman es “The walking dead” y, como mucho, “Invencible”. Para los seguidores más fieles al trabajo de este creador norteamericano también es “Brit”, “Superpatriot”, “Battle Pope”, sus numerosos trabajos para Marvel Comics e Image Comics, o este “El Asombroso Hombre Lobo” que nos ocupa.
Entre los segundos, muchos esperaban encontrar en “El Asombroso Hombre Lobo” al Robert Kirkman de “Invencible”, un cómic que no solamente divirtiese sino que reinventase y redefiniese un género, como había hecho “Invencible” con el mundo de los superhéroes o “The walking dead” con las historias de muertos vivientes y apocalipsis zombies. Sobretodo con ésta última, que ha conseguido aupar este género a un nivel superior, convirtiendolo en un fenómeno de moda y que ha vivido una celebrada adaptación televisiva por parte de la cadena AMC. Pero “El Asombroso Hombre Lobo” (“The Astounding Wolf-Man” en su edición original en inglés) se queda por el camino, pues es entretenido sin alcanzar las cotas de excelencia de sus precedentes, y no reinventa el universo de los licántropos pero ofrece una visión distinta que, aunque no es rompedora, puede considerarse, como poco, sugerente.

En “El Asombroso Hombre Lobo” Kirkman y Howard nos cuentan la historia de Gary Hampton, un próspero multimillonario con una familia convencional, esposa e hija adolescente, que se convierte en un hombre lobo tras un ataque nocturno de una fiera. Al principio, tras despertar del coma en perfecto estado de salud, el protagonista es desconocedor de su dolencia (o don), y solamente pequeños detalles sobre su extraño comportamiento nocturno le desvelan la verdad sobre su nueva condición. A partir de este punto los autores de “El Asombroso Hombre Lobo” ya se sumergen en el personaje desde una óptica tradicional: la aparición de un misterioso personaje que se ofrece como mentor y maestro del hombre lobo pero que esconde secretos oscuros que complicarán la existencia de Gary, la irrupción de unos enemigos vampíricos que ni siquiera sabía que tuviera y de unos fieles aliados que encuentran en el Hombre Lobo a un nuevo superhéroe para defender el bien y la paz en el ‘Invencibleverse’.

Kirkman, con la inestimable ayuda del estilo con un toque de cartoon de Howard, convierten al licántropo Gary en un protagonista con problemas en el mundo real y en el mundo de los superhéroes. Debe salvar al mundo, y también debe ejercer de padre y esposo ejemplar. Por un lado, una familia que debe lidiar con su enfermedad, su don, su poder, y unos negocios que pasan por penurias económicas. Por otro lado, como si de el Lado Oscuro se tratase, unos poderes que son difíciles de controlar y que le ocasionarán graves problemas con sus compañeros. Y para finalizar Zechariah, un maestro de intenciones poco claras que le adiestra y que le conduce por senderos tortuosos y unos poderosos enemigos que no se ha buscado. Los antagonistas del héroe, tal y como descubrimos en este primer volumen recopilatorio de la serie de Image Comics (estrenada en Mayo del año 2007 como parte del Free Comic Book Day) publicada en castellano por Planeta DeAgostini hace tres años (y ahora reeditado), no son ninguna innovación en el género. Vampiros y licántropos son enemigos acérrimos en “Blade” o “Underworld”, e incluso en la versión edulcorada “Crepúsculo” de Stephanie Meyer, y nadie debe interponerse en este eterno enfrentamiento. Defender a un vampiro, como descubre Gary, implica enfrentarse a los hombres-lobo.

No, “El Asombroso Hombre Lobo” de Robert Kirkman y Jason Howard no es “Invencible”, y quienes lleguen hasta este cómic buscando a Mark Grayson, Monster Girl, Atom Eve, Los Guardianes de la Tierra y compañía se llevarán una desilusión. Es una percepción injusta, pues aunque “Invencible” y “El Asombroso Hombre Lobo” son dos obras diferentes que juegan con unas reglas parecidas ambas merecen la pena. Cada una a su manera. “El Asombroso Hombre Lobo” es aventura, acción y violencia, entretenimiento sin compromiso, distracción sin trascendencia, una lectura ligera alejada del mainstream, ritmo frenético, giros sorprendentes, un protagonista interesante, unos secundarios sugerentes, un toque de humor, una ambientación conocida que se ajusta como un guante a la historia, diálogos ágiles, el tradicional uso de los cliffhangers al final de cada capítulo propio de Kirkman,… Citando una frase de la reseña del segundo volumen que publicamos en ViaNews: “Es un título que, si bien no es de lo mejor del momento, sí que está a un buen nivel“.

El Asombroso Hombre Lobo.
Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Jason Howard
Edición original: “The Astounding Wolf-Man” nums.1 a 6 (USA)
Editorial: Planeta DeAgostini Comics
Formato: Rústica. Color.
Páginas: 144
Precio: 12,95 euros