Me uno a las impresiones de Vic respecto al concierto de Madonna en Zaragoza, aunque sea algo más tarde que ahí quede eso.

https://www.via-news.es/images/stories/musica/sticky-and-sweet-tour-madonna.jpgGira: Sticky & sweet tour
Ciudad: Zaragoza
Lugar: Feria de Muestras
Apertura de puertas: 17:30
Hora: 22:10 – 24:10
Telonero: Paul Oakenfold
Entrada: 49 euros (General B)

¡¡¡Concierto de Madonna en Zaragoza!!!!

Lo cierto es que la noticia no podía ser mejor cuando nos enteramos. Seamos claros, para muchos de nosotros, un concierto de Madonna en Zaragoza era hace años algo así como una utopía por mucho que ya pudiéramos ver aquí a Michael Jackson, los Rolling stones, Bruce Springsteen, Dire Straits, Tina Turner y tantos otros (la lista es larga, por fortuna). Desde luego allá por los años 80’s y los primeros 90’s nos dicen que Madonna va a venir y se monta la mundial. Aquí puede que esté el quiz de la cuestión, en nuestros propios deseos, quizás poco realistas. Error.

Lo primero que te planteas al conocer la noticia es si los casi 50 euros de la entrada merecen la pena. Aquí yo siempre tengo un gran dilema. Si lo piensas a fondo con ese dinero puedes comprarte varios CDS y disfrutarlos a tus anchas en casa o hacer otras muchas cosas por supuesto, pero claro lo que gusta es estar en el concierto, disfrutar del ambiente, sentir a la artista cerca y compartir ese momento. En realidad pagas por la experiencia. ¿Lo vale Madonna? En términos absolutos por supuesto. Error.

LISTA DE TEMAS SACADA DE LA WIKIPEDIA:

-Vídeo Introducción: The Sweet Machine (Contiene elementos de Manipulated Living de Donnie Darko, de 4 Minutes, y de Give It 2 Me)
-Candy Shop (Contiene elementos de 4 Minutes)
-Beat Goes On
-Human Nature (Contiene un extracto de Gimme More)
-Vogue (Contiene elementos de 4 Minutes)
-Vídeo Intermedio: Die Another Day – [Remix] (Contiene extractos de las voces de Mortal Kombat)
-Into the Groove (Contiene elementos de Jump, Toop Toop, Apache y Double Dutch Bus)
-Holiday (Contiene extractos de Billie Jean y Wanna Be Startin’ Somethin’ de Michael Jackson; y de Everybody y Celebrate).
-Dress You Up (Contiene elementos de My Sharona)
-She’s Not Me
-Music (Contiene elementos de Put Your Hands Up 4 Detroit y Last Night a DJ Saved My Life)
-Vídeo Intermedio: Rain – [Remix] (Contiene extractos de Here Comes The Rain Again y 4 minutes)
-Devil Wouldn’t Recognize You
-Spanish Lesson
-Miles Away
-La Isla Bonita (Contiene extractos de Lela Pala Tute)
-Bailarines Intermedio: Doli Doli (Interpretado por el trío rumano Kolpakov)
-You Must Love Me
-Vídeo Intermedio: Get Stupid (Contiene extractos de Beat Goes On, 4 Minutes y Voices)
-4 Minutes
-Like A Prayer (Contiene elementos de Feels Like Home y Don’t You Want Me)
-Frozen (Contiene extractos de Open Your Heart y I’m Not Alone)
-Ray of Light (Contiene elementos de Music [Deep Dish Dot Com Remix])
-Give It 2 Me (Contiene elementos de Fried Up ! [Club 69 Mix])

Cuando uno está sopesando los pros y los contras de un concierto de este tipo siempre queda el ejercicio de valorar si se conocen bien los temas de la artista y hombre, en ese sentido, el concierto de Madonna es a prori una baza segura porque con tantos éxitos archiconocidos sabes con gran seguridad que vas a poder disfrutarlo salvo que en el peor de los casos estén versionados, remezclados, remozados. Error.

El concierto se anunció en la Feria de Muestras. En principio ¿qué más da el lugar? Lo que quieres es disfrutar del concierto y el lugar siempre y cuando te ofrezca unos mínimos es suficiente. Yo había estado previamente en el concierto de REM en la Feria de Muestras y bueno, estuve bien y no tuve demasiados problemas de aquellos que se oían o leían (los peor parados siempre tienden a exagerar), quizás alguno al salir por el follón de coches, pero bueno, nada que no sea lógico cuando se agrupa tanta gente. Error.

Pienso que este concierto de Madonna en Zaragoza, que en términos relativos, comparando con otros conciertos en los que he estado se ha convertido en uno de los peores que recuerdo en relación calidad-precio-disfrute (si no el peor y no lo es porque he visto alguno musical y escenográficamente infumable) ha sido lo que cabía esperar pero no supimos o no quisimos verlo y por tanto me siento en parte culpable por esperar algo que no era posible. Error, error, error. Hubo gente que supo valorar mejor las cosas tal y como eran y en lugar de 49 euros la entrada les costó 21, que sí es un precio más acorde a lo que había  y vimos.

A mí, como a muchos, nos hubiera gustado la Madonna de antaño, la de “Like a virgen“, “Material girl“, “Into the groove“, “True blue“, “Papa don’t preach“, “Express yourself” y no tanto la de Hard Candy que parece haber renacido de sus cenizas sobretodo en lo físico y es capaz de aguantar un concierto de dos horas milimetradas con cincuenta años brincando y bailando en un, eso sí, brillante, espectáculo de baile, coreografía, luz y sonido, pero la actualidad manda. Madonna ya no es aquella Madonna que nos enamoró sino una artista diferente.

Particularmente yo no creo que Madonna “muriera” en los 90’s y pienso que lo habría hecho de no buscar nuevos caminos y reiventarse a sí misma varias veces a lo largo de tres décadas (puede defraudar pero hay que reconocer que experimentar experimenta como la que más). Gracias a ello no ha muerto artísticamente y aunque para mi gusto hay más oscuros que claros en su trayectoria reciente valoro positivamente su deseo de mantenerse en la cresta de la ola.

Después del disco de debut “Madonna” (1983), “Like a virgen” (1985) o “True blue” (1986), que considero tan buenos como “Like a prayer” (1989) vino una etapa de altos y bajos en la que Madonna se diversificó y trató de abrirse paso en varios campos pero sobretodo en el cine y aunque “Dick Tracy” (1990) fue un buen empujón creo que logró lo que quería con “Evita” (1997) que me pareció un buen musical (más allá de aquel poco o nada más en el cine y de algún modo un cierto fracaso personal). Su trayectoria musical con “Erotica” (1992), “Bedtime stories” (1994), “Ray of light” (1998), “Music” (2000), “American life“(2003) no fue tan buena y tampoco lo ha sido con “Confessions on a dance floor” (2005) ni con la actual “Hard candy” por mucho que estos dos últimos la hayan rescatado para las pistas de baile con varios singles de éxito. sin embargo todos estos discos nos han regalado diversas perlas tan buenas como las de sus primeros LPs: “Vogue” (1990),”Rain” (1993), “Take a bow” (1994), “You’ll see” (1995), “Beautiful stranger” (1999), “Music” (2000), “Die another day” (2002), “American life” (2003), “Hung up” (2005) y ahora “4 minutes”.

De algún modo los seguidores más tradicionales de Madonna soñábamos en Zaragoza un concierto “tradicional”, pero Madonna no pretende eso con su gira “Sticky & sweet tour” y nos topamos con la realidad de bruces. El concierto es ante todo un gran espectáculo de luces, sonido y baile en el que la artista y sus acompañantes derrochan ganas de fiesta y energía. En algún momento pensé lo bien que quedaría el montaje en un local relativamente pequeño, si eso fuera posible, sería el festón discotequero perfecto, la party por excelencia con bailarines acróbatas, grandes pantallas con videos y animación y por supuesto Madonna como maestra de ceremonias pero lamentablemente el escenario de la Feria de Muestras se abría demasiado longitudinal y transversalmente, tanto que te preguntas por qué has pagado si con un poco de geta podrías haberlo visto igual desde la lejanía y tanto como para encontrarte demasiado lejos para disfrutar las cosas si no has hecho cola de espera para colocarte cerca del escenario. En definitiva que para lo que ofrece Madonna ni muchos eramos el mejor público ni el recinto era el más apropiado.

A esto hay que añadir unas cuantas pegas más: la sensación de sentirte el tonto de la fiesta por haber pagado más que el resto y no tener ninguna ventaja, la desesperación de comprobar que han querido contrarrestar la rebaja de precios de entrada de última hora con un subidón del berbercio  y la comida de las barras (10 euros un litro de cerveza y ni quiero saber cuánto costó el mini bocata de salchicha que fundió nuestro bote), la impotencia de tener que depender de un taxi para ir y venir y evitar las colas insufribles que hubo junto a la Telecabina para coger el bus de turno (hubo gente que estaba allí esperando incluso ya iniciado el concierto) o para volver antes de que acabara la función (después fue imposible según cuentan); pero sobretodo, y esto es lo peor, el cabreo que produce asistir a un concierto milimetrado, un gran espectáculo sí, pero cuadriculado y planificado sin cabida para que la artista pueda conectar realmente con el público .

Dos días después vi por la televisión unas imágenes del concierto de Bruce Springsteen en Bilbao que comenzaba con un toque del tradicional “Desde Santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla“. ¡¡¡Qué envidia!!! Eso sí era un concierto, con Springsteen y la E. Street Band tratando de conectar con el público desde el mismo inicio. En un concierto quiero ver eso, quiero sentir proximidad con el artista de turno, quiero vivir una experiencia inolvidable que recuerde para siempre, quiero que como hizo con Dire Straits el grandioso Mark Knopfler, el cantante se ponga el cachirulo y me haga vibrar. De eso poco en el concierto de Madonna. Quizás ser tan grande te haga perder un poco la perspectiva y creas que montar un superespectáculo sea suficiente o puede que nosotros seamos un público en exceso exigente, pero 49 euros de entrada + 15 de taxi + 20 de bote para comer y beber son mucho dinero aún a pesar de que un espectáculo tan alambicado como el de Madonna o en su día el de Michael Jackson lo puedan valer. Por cierto, qué curioso…..el homenaje a Michael Jackson me pareció lo mejor del concierto de Madonna porque fue realmente el momento en que la gente vibró y hubo auténtica emoción en la Feria de Muestras porque el resto del tiempo: desorganización, desatino y un concierto que, francamente, no olvidaré pero porque me arrepiento de haber asistido.

Madonna es mucho más grande de lo que nos hizo sentir y de lo que los organizadores del concierto nos hicieron entender. No dudo que habría mucha gente que lo disfrutara a tope pero seguro que ni se gastaron tanto, ni cogieron un transporte público, ni estaban en la otra punta de la explanada, ni sufrieron las colas para entrar y salir del recinto, ni esperaban ver y oír otra cosa. Vamos, una pena.