Han pasado muchos años desde que comencé a oir hablar del FIZ (Festival de Música Independiente de Zaragoza) pero no fue hasta hace tres años que comencé a asistir de forma habitual aprovechando su cambio de ubicación a la Sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza. A pesar de estar ambientado en un escenario tan exótico el FIZ tan sólo cuenta con la Sala Multiusos para celebrar un acontecimiento que en varias ocasiones ha superado los 5.000 asistentes y aunque la esforzada Organización lo exprime al máximo yo siempre tiemblo de pensar en aquellos asistentes borrachos (o peor) que suben y bajan las escaleras de la cafetería para llegar a la segunda ambientación, Fiz Club,donde este año pinchaban esforzados Djs como, Sweet Drinkz b2b Ms Von Disko, Fleki Flex, Ilogical Response y The Cigarettes (sólo escuché a éstas últimas, y es que me habían dejado muy buen sabor de boca 2 años atrás… y lo volvieron a hacer)

fiz-2016-c

Por suerte la Sala Multiusos sí ofrece una buena sala para conciertos, aunque tan sólo dos terceras partes de la misma esté bien ambientada para la producción musical y es que los “repetidores” (esos OVNIs que cuelgan del techo y que sé que tienen un nombre técnico que no recuerdo ahora) tan sólo parecen ser necesarios en las zonas más transitadas y próximas al escenario (conclusión, si vas a la Multiusos más te vale colocarte lo más adelante posible). Pero ya son 40 años los que peino y paso absolutamente de meterme entre la marabunta en un concierto cuando lo que quiero es disfrutar de la música y de la compañía de mis amigos. Así que desde hace 3 años en todas las ediciones me coloco en la “zona musical pobre” de la Sala Multiusos y nunca olvido rezar al Ayuntamiento de Zaragoza para que, algún año, arregle este desaguisado. Desde luego no culpo al FIZ, poner esos “OVNIs” costaría mucho más del presupuesto del Festival de un par de años.

El caso es que dejando aparte esos dos condicionantes de la Sala Multiusos el escenario es ideal para la celebración de un macrofestival como el Festival de Música Independiente de Zaragoza, eso sí, hace falta armarse de valor y resistencia para aguantar la maratoniana jornada que el FIZ nos impone a sus seguidores y es que la jornada se extiende, prácticamente, de 7 de la tarde a 7 de la madrugada por lo que, como comprenderéis, hay que medir con cuidado tus fuerzas o plantearse los “imprescindibles” de los que quieres disfrutar en cada edición. El listado de grupos de este año era el siguiente: Calavera, Belako, Carlos Sadness, Xoel López, Love of Lesbian, The Strypes y WAS. Con Love of Lesbian como cabeza de cartel (le pese al articulista que le pese). Y ahí creo que está el problema de las dos últimas ediciones del FIZ y es que tanto el año pasado, Supersubmarina, como este, Love of Lesbian, sólo se apreciaba una banda como cabeza de cartel, mientras que en 2014 Vetusta Morla e Izal se descubrieron como primer y segundo cabeza de cartel de un festival que estuvo cerca de llenar por completo la Sala Multiusos.

fiz-2016-a

El caso es que las piernas dan para lo que dan, y más con las fiestas de el Pilar llamando, como cada año, con fuerza. Así que acudimos a la Multiusos para escuchar los últimos acordes de un prometedor Xoel López al que prometo escuchar en la próxima ocasión, para acto seguido subir a escuchar a The Cigarettes pinchando y regresar a la Multiusos justo a tiempo para aprovisionarnos de bebidas frescas y disfrutar, del primer al último acorde, con la música de Love of Lesbian. Una gozada de concierto que, como en todos los festivales, se hizo corto. Esperemos que regresen pronto para ofrecernos un concierto más amplio y en otra ubicación con mejor calidad sonora.

fiz-2016-b

La sorpresa de esta edición del XVI Festival de Música Independiente de Zaragoza correspondió a The Strypes, y es que estos irlandeses de 17 años demostraron que la música se lleva en las venas y que no importa la edad, sino lo bien que te sepas manejar con un estilo garaje rock que, a buen seguro, irá ganando más y más adeptos conforme crezcan como músicos. Eso sí, no son una promesa, son una realidad.

Y aquí se acabó, para nosotros, el XVI Festival de Música Independiente de Zaragoza y es que a las 4 de la mañana ya estábamos reventados, pero satisfechos, de una nueva edición que, un año más, nos obliga a jurar: “¡Volveremos!” mientras preparamos nuestros cachirulos para la avalancha de conciertos que nos esperan en las próximas Fiestas de El Pilar 2016, pero eso es otra historia…