Barricada se separa, tras más de treinta años como banda. El año 2013 significará el cierre para esta banda de rock, así que aproveché para verlos, por fin, en concierto y la verdad es que disfruté como un quinceañero con un grupo que, aún sin el Drogas, es de lo mejorcito que podemos encontrarnos en los escenarios.

 

https://www.via-news.es/images/stories/musica/barricada_concierto.jpg

Un total de 21 discos en el mercado, cientos de conciertos y 31 años de carrera nos demuestran que Barricada es uno de los grupos más lóngevos y representativos de la música rock española. Ayer, por fin, tras 20 años, conseguí asistir a uno de sus conciertos y durante un par de horas disfruté con una banda que se maneja en el escenario como nadie y que, a pesar de la ausencia de el Drogas, es una garantía de espectáculo.

Fueron dos horas que comenzaron a las 11 de la noche y que se prolongaron hasta poco más de la 1 de la madrugada en el pabellón Maxima de The Last Festival, con un público totalmente entregado que se emocionó con los rasgueos de guitarra de “Punto de mira” pero que demostró ser mejor conocedor de las canciones “clásicas” del grupo. Aunque hubo tiempo para todo, para repasar cancniones de Flechas Cardinales (hasta 5, si mal no recuerdo), y para ofrecer al público el material más clásico, de forma que nos derritiésemos con canciones como “No hay tregua”, “Barrio conflictivo”, “Animal caliente”, “Blanco y Negro”, etc.

Dos horas, como decía, en las que Barricada repasó la mayor parte de sus canciones más conocidas y en las que se echó de menos que estuviese el Drogas para poder oir títulos como “Sofokao” interpretado por Enrique Villarreal. Quizás esta ausencia fuese el motivo por el que no se diese más cancha al mejor disco español del siglo XXI: La tierra está sorda, para mi lo mejor que Barricada ha hecho en su vida, motivo por el que me dolió tanto cuando hace un par de años no pudieron actuar en Zaragoza por una faringitis de el Boni. Anoche tan sólo hubo dos canciones de esta joyita (y para colmo no encontré el cd a la venta) y el cuerpo me pidió más, mucho más.

Pero si tenemos en cuenta que Barricada tiene más de 200 canciones es normal que haya títulos que se queden fuera, lo que no es normal es que a su edad se peguen dos horas rasgueando las guitarras sin descanso, botando, cantando y llevando al público al éxtasis. Es uno de esos conciertos en los que lamentas que el sonido no sea el que Barricada se merece y que el concierto no dure un par de horas más. Eso sí, me han dado ganas de ir a Pamplona para el concierto de despedida de la banda que, como informaron en su web, se separan.

Así que ayer las sensaciones hubiesen sido agridulces de no ser porque Barricada, brillantemente guiada por el Boni, no nos dio pausa alguna para pensar que esto se acaba, nos demostraron que tienen el rock en las venas y, durante dos horas, no pude pensar en otra cosa que no fuesen sus letras y en lo buenos que son.

Es una lástima haber tardado 20 años en poder verlos en concierto para descubrir que quiero verlos varias veces más. Pero fue una gozada poder verlos al fin y quitarme la espinita a base de rock del bueno.