Superman vuelve a volar. O a intentarlo. Tras el añorado Christopher Reeves y el frustrado Brandon Routh, el hombre de acero del planeta Krypton regresa a la gran pantalla con el rostro de Henry Cavill en «El Hombre de Acero» de Zack Snyder, en busca de la redención tras ese «Superman Returns» de Bryan Singer que se podría incluir en el museo de los horrores del cine de los últimos diez años.

Uno de los blockbusters del próximo verano podría ser «El Hombre de Acero» de Zack Snyder («300», «Watchmen», «Sucker Punch»), y lo decimos en condicional porqué existe el riesgo que el público se canse de una nueva versión cinematográfica de las aventuras de Superman igual que sucede con Spiderman. Insistir tantas veces sobre el mismo personaje puede llevar al agotamiento. 
En esta ocasión, con Henry Cavill («Los Tudor», «Immortals») luciendo la capa roja que ya llevaron Christopher Reeves y Brandon Routh, «El Hombre de Acero» volverá a contarnos la historia del origen de Clark Kent, su llegada a la Tierra, la aparición de sus poderes durante la infancia y su lucha por encontrar su sitio en este planeta Tierra, pero con la aparición de poderosos antagonistas como el General Zod para dar la dosis de espectacularidad que una superproducción veraniega exige.
Producida por Christopher Nolan, con un guión de David S. Goyer, «El Hombre de Acero» está protagonizada por Henry Cavill, Amy Adams como Lois Lane, Michael Shannon como Zod, Russell Crowe como Jor-El, Kevin Costner y Diane Lane como los padres adoptivos de Superman en la Tierra, Laurence Fishburne, Ayelet Zurer y Antje Traue, entre otros, y se estrena el 21 de Junio en los EE.UU.

{youtube}T6DJcgm3wNY{/youtube}