La trigésima edición del Festival de Sundance, tras diez días y más de cien largometrajes exhibidos, premió «Fruitvale«, ópera prima del director Ryan Coogler, con el Gran Premio del Jurado y el premio del público en la sección de dramas, y a «Blood Brother» de Steve Hoover, con los mismos galardones en la sección de documentales. A nivel internacional destacaron los premios para «Jiseul», «A River Changes Course», «Metro Manila», «The Square» y el documental «Pussy Riot. A Punk Prayer» sobre el grupo musical femenino encarcelado en Rusia.