Tras dos años jugando al gato y al ratón con la decisión, la actriz Olivia Wilde se despide de forma definitiva de la serie de televisión «House«, y de su personaje Trece, para centrarse exclusivamente en su carrera cinematográfica.