Durante los últimos años han proliferado las películas, y sobretodo los documentales, que han profundizado en las raíces de la crisis económica global que nos atenaza. Algunas buscaban los culpables, otras sugerían las soluciones o las vías de escape y otras, como «Margin Call«, novelizan los acontecimientos y descargan de culpa a los «inofensivos» financieros de Wall Street.

El director debutante J.C. Chandor toma partido en su película «Margin Call», ambientada en el arriesgado mundo de las altas finanzas que causaron la crisis. En este caso parece lógico y coherente que el joven director y guionista, hijo de un tiburón de Wall Street, intente aligerar la culpa que recae sobre los hombros de su padre, un ejecutivo de Merril Lynch, y de los financieros de Wall Street acusados por la opinión pública como el germen que inició de la crisis financiera y que puede revelar a la gente por qué se tomaron las decisiones que nos siguen afectando.

«Margin Call» es un thriller que compromete a las figuras clave de un banco de inversión durante las turbulentas 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. Cuando Peter Sullivan, un analista junior, revela información que podría probar la caída de la empresa, y origina una toma de decisiones en cadena tanto morales como financieras que producen un terremoto en las vidas de los implicados en el inminente desastre.

El reparto es de cinco estrellas: Kevin Spacey, Paul Bettany, Jeremy Irons, Zachary Quinto (recién salido del armario), Penn Badgley, Simon Baker, Mary McDonnell, Demi Moore (recién separada) y Stanley Tucci. Mucho talento para la opera prima de un director que debuta en la gran pantalla aunque ha rodado anuncios y documentales. Llega a nuestra cartelera con bastante retraso, ocho meses después de que fuera presentada en el Festival de Berlín, y no ha generado mucho interés en su paso por los cines de los EE.UU. Ni siquiera con ese reparto estelar.

Como dijo el actor Kevin Spacey, ganador de dos premios Óscar por «American Beauty» y «Sospechosos Habituales» pero últimamente en horas bajas y con una capacidad de selección de buenos papeles muy preocupante, «Margin Call es una historia de personas», porque trata sobre las relaciones personales de unos compañeros de trabajo en una gran empresa financiera durante veinticuatro horas, las previas a que se desvele la situación crítica de la economía. «Margin Call» no profundiza en los motivos concretos del hundimiento de Lehman Brothers en el año 2008 ni en el escándalo de las hipotecas subprime sino que se centra en las personas que tomaron las decisiones, independientemente de cuales fueran, recordando que son personas normales que pueden equivocarse como todo el resto del mundo. No es, ni de cerca, un análisis profundo de lo acontecido tal y como lo hacían los documentales «Inside Job» o «Vamos a hacer dinero». En realidad, un lavado de imagen de los financieros y banqueros para aliviar el peso de sus consciencias con todo lo que les está cayendo encima… (www.margincallmovie.com)

{youtube}w15ZRmg-xY0{/youtube}