linea_separadora

La obra del británico Neil Gaiman, uno de mis escritores favoritos, es tan prolífica que aún queda mucho material original pendiente de traducir al castellano y publicar en nuestro país. Para los seguidores del maestro de Porchester, es maravilloso saber que aún tenemos mucho por descubrir.
Hay muchos caminos diferentes para llegar hasta Neil Gaiman. Si te gusta el cómic te recomendaré «The Sandman«, por supuesto. Si eres un lector joven te aconsejaría empezar con «Stardust«, «Coraline» o «El libro del cementerio«. Si eres un devorador de libros, «American Gods» o «Buenos Presagios» seguro que no te decepcionarán. Y si me confiesas que lees poco o que aún no conoces a Neil Gaiman ni de oídas, te sugeriré probar con sus antologías, como «Objetos Frágiles«, «Material Sensible» o esta recién publicada «Humo y Espejos«, que nos llega de la mano de Salamandra, una recopilación de treinta relatos, poemas narrativos y piezas breves e inclasificables ofrece múltiples y variadas posibilidades para que el lector explore una realidad transformada, astutamente velada por el humo y las sombras, a la vez que tangible y afilada.

linea_separadora