Quincuagésimo séptima entrega de esta sección de ViaNews con reseñas breves de cómics, libros, películas, videojuegos, series de televisión, e incluso música, de hoy y de ayer, que merecen la pena recuperar del olvido de nuestras estanterías, buscar un ejemplar en buen estado en un mercadillo, o incluso acercarse a una tienda cercana antes de que se agote: “Soldado de la niebla“, “Star Wars. Sombras del Imperio” y “MOT“.

 

image1

“Soldado de la niebla” (Gene Wolfe, 1986)
Galardonado con el premio Locus en el año 1987, “Soldado de la niebla” es el primer volumen de la trilogía de Latro, una saga a medio camino entre la literatura histórica y la fantasía protagonizada por un mercenario de la Grecia clásica, al final de la Segunda Guerra Médica, en el año 479 a.C., que recibe una herida en la cabeza que le ocasiona que cada noche se le borre la memoria. La herida, por el contrario, también le ha concedido un don: ver y hablar con los dioses. “Mi nombre es Latro. No debo olvidarlo”.

“Star Wars. Sombras del Imperio” (Steve Perry, 1996)
El proyecto multimedia “Sombras del Imperio” creado por Lucasfilm Ltd. en 1996 fue, evidentemente, un producto comercial que quería llenar el hueco entre “El Imperio Contraataca” y “El Retorno del Jedi” con un universo nuevo de novelas, cómics, videojuegos, juegos de rol, juguetes, e incluso una banda sonora compuesta por Peter McConnell. No terminó de funcionar, pero el personaje del príncipe falleen Xizor, todo un seductor y líder de la organización criminal Sol Negro, fue todo un descubrimiento.

“MOT” (Alfonso Azpiri y Nacho, 1988)
Fue en los suplementos dominicales de “El Pequeño País”, en el año 1988, cuando el dibujante Alfonso Mejía “Azpiri” y el guionista José Ignacio Moreno Cuñat “Nacho” crearon un bonachón monstruo de gran tamaño llamado MOT (siglas acrónimas de Movimientos Orgánicos Telúricos) que cruza su destino con el de un adolescente llamado Leo tras salir de su televisor. ¿El resultado? Cuatro años de aventuras y mágicos viajes interdimensionales.