El pasado fin de semana el actor Cory Monteith, de treinta y un años de edad y uno de los protagonistas de la serie de televisión “Glee“, fue hallado muerto en un hotel de la ciudad canadiense de Vancouver. Las autoridades han descartado que la muerte se debiera a un acto violento, aunque se sabía que Monteith había estado en rehabilitación para recibir tratamiento por drogadicción hace un par de meses.