Es bueno recuperar las películas de los años ochenta, entre otros motivos para disfrutar de ellas antes de que se hagan infumables remakes actualizados que se cargan la ingenuidad y la humildad de las propuestas originales.

Por ejemplo “Nuestros maravillosos aliados” (“Batteries not included“), una película del año 1987 dirigida por Matthew Robbins, protagonizada por Hume Cronyn, Michael Carmine, Jessica Tandy, Frank McRae, Elizabeth Pena y Dennis Boutsikaris, entre otros, y producida por el mismísimo Rey Midas de Hollywood de esa época, Steven Spielberg, en la que los residentes de un ruinoso bloque de apartamentos neoyorquino amenazado de demolición por un grupo de especuladores que quieren echarlos consiguen la ayuda de unos pequeños platillos volantes extraterrestres.

La historia, tristemente, es muy actual: una empresa constructora forzando el desalojo de sus hogares de unos residentes con pocos recursos económicos.