La película con la que se dió a conocer Edward Burns, un director y actor que se ha quedado en una brillante promesa y que sin embargo tiene una filmografía bastante curiosa. Ésta película en concreto ganó el Gran Premio del Jurado del prestigioso festival de Sundance del año 1995, y posee un guión cargado de buenos diálogos.