Hace unos días un amigo muy querido nos envió a un grupo de whatsapp el anuncio del estreno de «Lo que de verdad importa«, parecía un mensaje de esos que se envían cada dos por tres, pero, por venir de quien venía, decidí investigar sobre la película de Paco Arango y a nueve días del estreno, nos sumamos a la promoción de una película y os recomendamos acudir a ver las proyecciones a partir del 17 de febrero.

Buscan recaudar fondos para 20 niños, a ver si les sorprendemos y doblamos la cifra. ¡O la triplicamos!

Tal y como reza el mensaje de whatsapp  Lo que de verdad importa es una película realizada para la Fundación Aladina, dirigida por el propio Paco Arango quien corre con los gastos de la película con el objetivo de destinar todo lo recaudado para los niños con cáncer y para poder mandar a niños enfermos a campamentos específicos para ellos. Arango no sólo dirige la Fundación Aladina, sino que forma parte de la Fundación Serious Fun Children’s Network fundada por Paul Newman, y que se dedica a recaudar fondos para llevar a sus campamentos especiales a niños con enfermedades graves. Con Lo que de verdad importa Paco Arango busca hacer lo mismo.

Como podéis ver por el tráiler y la sinopsis Lo que de verdad importa es una película de esas de buen rollito, una comedia con toques mágicos y mensaje positivo. El estreno es el 17 de febrero y es por una buena causa.

Una buena causa

Lo que de verdad importa
Director: Paco Arango
Guion: Paco Arango
Música: Nathan Wang
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Reparto: Oliver Jackson-Cohen, Camilla Luddington, Jonathan Pryce, Jorge García, Kaitlyn Bernard

La vida de Alec (Oliver Jackson Cohen) en Inglaterra se está viniendo abajo. Su tienda de reparaciones eléctricas, “El Curandero”, está a punto de cerrar. Debe dinero a la gente equivocada, se acuesta con una mujer casada y bebe como si no hubiera un mañana.

Inesperadamente, un hombre llamado Raymond (Jonathan Pryce) aparece, diciendo ser su tío. Raymond llega con una misteriosa propuesta que permitiría a Alec hacer “borrón y cuenta nueva”: él pagará todas sus deudas y, a cambio, Alex se mudará a Nueva Escocia durante un año.

Alec llega a Lunenburg, un pequeño pueblo donde Raymond tiene una casa. Allí conoce a Cecilia (Camilla Luddington), la veterinaria del pueblo, quien, para ayudarle a encontrar trabajo, le propone publicar un anuncio en el periódico local ofreciendo sus servicios como electricista. Para hacer el anuncio más atractivo, Alec escribe “El Curandero: arreglo cualquier cosa eléctrica estropeada”, pero algo sale mal en la impresión y el anuncio finalmente da a entender que Alec es una especie de sanador milagroso.

Al ver el anuncio, la gente del pueblo acude en manada a contratar sus servicios, aunque Alec les rechaza explicándoles el error. Pero entonces sucede algo tan extraordinario como inexplicable: ¡todos aquellos que han ido a ver a Alec se han curado de sus dolencias! El rumor se extiende: Alec, claramente, sana.

Cuanto más se esfuerza el chico en negar sus poderes curativos, más cosas extrañas ocurren a su alrededor: los perros sienten una fascinación absoluta por su persona; el Padre Malloy (Jorge García), párroco del pueblo, muere de un ataque al corazón y resucita poco después; y un anciano sordo le dice a su mujer que deje de gritarle.

Alec, en estado de shock, descubre un secreto familiar: tiene un don. El don de curar.

Alec debe ahora elegir: aceptar o rechazar su don.

La llegada de Abigail (Kaitlyn Bernard), una adolescente con cáncer terminal, tremendamente madura e inteligente, le dará a Alec una última oportunidad para reconsiderar el sentido de su vida.

Podéis encontrar más información sobre Lo que de verdad importa en este enlace. Por favor, compartidlo.