***

Basada en la novela del mismo título de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows esta película cuenta la historia de una escritora que, tras la segunda guerra mundial, allá por 1946 se pone en contacto con una sociedad literaria en la isla de Guernsey, para compartir el amor por la literatura así como algún secretillo que han ocultado al pueblo. Mike Newell, de quien recordaremos películas como «Cuatro bodas y un funeral» (1994), «Donnie Brasco» (1997) o «La sonrisa de Mona Lisa» (2003) reúne a un buen equipo artístico y hace una  película que, pese a que desarrolla un trasfondo dramático, resulta agradable de ver tanto por su tono amable como por la detallista ambientación. La baza ganadora, no obstante, es Lily James, una actriz capaz por sí sola de ganar nuestras simpatías como espectadores, lo que garantiza que nos identifiquemos con su personaje y nos conmueva un relato que me parece más potente y aprovechable de lo que realmente vemos. Sí acierta en su intención de mostrar el encanto de la pequeña localidad en la que se desarrolla y de sus gentes, muy en la línea de lo que en su día fue «Un tipo genial» (Bill Forsyth, 1983) con la que guarda cierto paralelismo en su planteamiento y que os recomiendo.