No hay nadie como Neil Gaiman cuando buscamos una novela juvenil repleta de magia, ternura, fantasía y una pizca de terror, pero parecerse a Neil Gaiman es digno de elogio. Y eso es lo que intenta y consigue Melissa Albert con “La puerta del bosque“, una novela que empieza muy bien pero que va aflojando a medida que pasan las páginas.

Alice, una chica de diecisiete años, y su madre se han pasado la mayor parte de sus vidas de un sitio para otro, siempre un paso por delante de la extraña mala suerte que les pisa los talones. Pero cuando la abuela de Alice, la esquiva autora de un libro de cuentos espeluznantes, muere en su finca del bosque, Alice descubre hasta dónde puede llegar su mala suerte. Especialmente cuando su madre desaparece y deja un extraño mensaje: no te acerques al bosque de los avellanos. Para recuperarla, Alice tendrá que adentrarse en el mundo en que nacieron las historias de su abuela y donde quizás encuentre la razón del monstruoso y estremecedor origen de su historia.

Muchas son las obras de Neil Gaiman que nos ofrecen un billete de ida y vuelta a su universo da fantasía particular, inclasificable e inimitable, a menudo un lugar oscuro y misterioso habitado por gente poco común, un mundo paralelo al nuestro que se encuentra a un solo paso y al que se llega a través de un umbral mágico y escondido. “El libro del cementerio“, “Coraline“, “El océano al final del camino“, “Los libros de la magia” o “Neverwhere“, por ejemplo, son obras que ejemplifican perfectamente la destreza y el poder de invención de este gran fabulador. Su estilo, de todas formas, no es exclusivo y son muchos los escritores que lo han tomado como modelo y han construido obras interesantes siguiendo la misma premisa, las mismas estructuras, ideas similares y elementos parecidos.

Melissa Albert nos ofrece en su primera novela “La puerta del bosque” (“The Hazel Wood” en la versión original en inglés, cuya traducción más ajustada sería “El bosque de avellanos” y no “La puerta del bosque”) la historia de Alice, una adolescente que ha vivido toda su vida junto a su madre sin domicilio fijo, viajando por los EE.UU. sin destino como dos fugitivas. Y es que realmente hay algo que persigue a Ella y a su hija Alice: el pasado, la mala suerte, el lado oscuro y tenebroso de los cuentos de hadas. El Interior. La persecución sin tregua obligará a Alice a retroceder sobre sus pasos hasta su origen, buscar a su misteriosa abuela materna, localizar el Bosque de Avellanos adonde llevan todas las pistas, y adentrarse en el mundo donde nacen las historias para cambiar el final de la suya.
Esta novela juvenil publicada en castellano por RBA Molino, que cuenta con una portada preciosa, está escrita por la debutante Melissa Albert, y bebe tanto del estilo particular de Neil Gaiman como de la serie de televisión “Once upon a time” de la cadena ABC, en la que varios personajes de cuentos de hadas fueron transportados al mundo real y perdieron sus recuerdos originales. La novela empieza con fuerza, cargada de interrogantes y secretos que enganchan al lector, personajes tan interesantes como la huraña adolescente Alice, la enigmática Alice, el niño rico Ellery Finch o la apenas esbozada Altea Proserpina, y un entorno que juega con la oscuridad y el terror insinuado, pero el relato se deshincha cuando la protagonista, una chica solitaria, de caracter agrio y desconfiada de todos y todo, deja de huir y decide enfrentarse a sus atacantes. Es a partir de ahí que la autora intenta explicar de forma desordenada todos los huecos que ha ido sembrando a lo largo del relato, y aunque la idea es original, el resultado es decepcionante.

Es cierto que “La puerta del bosque” nos ofrece una historia muy original, bien escrita y de lectura fácil, una dignísima opera prima, pero Neil Gaiman solamente hay uno cuando los cuentos de hadas se han de llenar de magia, princesas y ángeles, pero también criaturas extrañas y monstruos aterradores. Él es uno de esos escritores capaces de emocionar a su público de mil maneras diferentes, un absoluto genio que lleva décadas deslumbrandonos y que ha ganado numerosos premios que lucen en la repisa sobre la chimenea de su casa victoriana en Wisconsin, pero debo reconocer que Melissa Albert consigue presentarnos un universo extraño y aterrador pero, a la vez, cotidiano y cercano, cargado de un oscuro sentido del humor y, sobre todo, de una imaginación desbordante. Un debut muy prometedor, y una escritora que seguiremos con atención.

La puerta del bosque
Autora: Melissa Albert
Editorial: RBA Molino
Colección: Ficción Ya
ISBN: 8427212526
Formato: 14,0×21,3cm. Cartoné.
Páginas: 416
Precio: 18,00 euros