Bueno, una vez puestas las piezas sobre el tablero en el anterior episodio de “Juego de Tronos” toca, en “Bajo la Tormenta“, comenzar a desarrollar la trama que tanto tiempo estamos esperando: la conquista de los Siete Reinos por parte de Daenerys Targaryen, ayudada por Tyrion Lannister.

Ya sabéis que, al igual que hice en el episodio anterior voy a mirar de resumir lo que ha acontecido en este segundo episodio de la séptima temporada de Juego de Tronos , así que estáis avisados, podéis esperar spoilers, muchos, a continuación.

“Si les pongo morritos igual Poniente se rinde antes”

Comenzamos con Daenerys Targaryen hablando con Lord Varys que, la verdad, suda bastante para convencer a su reina de que será un fiel aliado, al final la escena se resuelve favorablemente para Lord Varys que no deja de contar con la ayuda de un fiel y honorable Tyrion. Después toca planear la conquista de Poniente, con dos frentes, por un lado Desembarco del Rey que será sitiado por los Tyrell, los dornienses y la ayuda de los hermanos Greyjoy mientras Daenerys y Tyrion partirán para tomar Roca Casterly, aunque antes convocan a Jon Snow a RocaDragón a instancias de… Melisandre, que andaba algo perdida desde hace unos episodios y que ha logrado acercarse, nuevamente, al poder. Además se desvela que quién traiga la luz del alba a Poniente puede ser un príncipe… o una princesa.

Y en Invernalia Jon recibe la invitación de viajar a postrarse ante Daenerys, la idea es necesaria para los Stark porque no son suficientes para luchar contra lo que vendrá desde el muro y por aquello de Daenerys tiene dragones, que pueden matar a los muertos, y vidriagón, que es lo que los mata con certeza, no queda otra que partir hacia RocaDragón, dejando a Sansa al cargo, no sin antes tener unas “palabritas” con Meñique que, posiblemente, sean un nuevo error estratégico de Jon de esos a los que nos tiene acostumbrados pero que en esta ocasión aplaudimos porque Meñique se lo merecía.

“Quiero a Sansa… como a su madre”… “Te voy a inflar la cara a hosti…” Una agradable conversación entre Meñique y Jon

Mientras Cersei manipula a la Corte haciéndoles creer que las tropas de Daenerys serán realmente crueles y que es la rompedora de cadenas, sino la asesina de esclavos. En el Juego de Tronos la verdad no tiene por qué darte el triunfo, sobre todo si Jamie puede convencer a Lord Randyll Tarly de que reniegue de su fidelidad a los Tyrell y apoye a su reina. Para colmo por fin vemos la cámara de restos de dragones de Desembarco del Rey… justo para ver el nuevo juguetito de Qyburn, una megaballesta capaz de atravesar el cráneo de Balerion, el Terror.

En cuanto a Ser Jorah Mormont, bueno, le dicen que le quedan 6 meses de vida como mucho antes de perder la cabeza, pero Sam, al descubrir quién era su padre, decide desobedecer al Archimaestre Ebrose e iniciar un tratamiento que, puede que funcione, pero es que realmente asquerosillo de ver, y doloroso para Jorah, la verdad. Pobre Lord Friendzone… acaba este capítulo más despellejado que un guiri que haya pasado todo el día al sol en Mallorca.

Por cierto, que no se me olvide ese momento de nobleza de Tyrion echando en cara a Ellaria Sand el asesinato de su sobrina, eso hace que lo que les sucede a los dornienses un poco más adelante sea un trago más dulce.

Y Arya, bendita Arya Stark, se reencuentra con Pastel de Carne y descubre que los Bolton han caído, que Jon gobierna en el Norte, así que abandona su misión de matar a Cersei y regresa a Invernalia, al hogar, aunque en su camino se encuentra con Nymeria que, por lo visto, no quiere regresar con ella y abandonar a su manada, aunque por lo menos no ataca a Arya.

“¿A dónde voy?, a la matanza? ¿o a ver a Jon?” Suerte que no le dicen que en Invernalia está Sansa, sino igual…

Y para el final… la épica, la armada de Euron Greyjoy ataca a sus sobrinos cuando se dirigían a Dorne, capturando a Yara, matando a dos de las hijas de Ellaria y capturándola a ella y a su única hija superviviente. Theon Greyjoy lucha con fiereza pero cuando Euron atrapa a Yara parece que Hediondo regresa (impresionante actuación la de Alfie Allen con este personaje) y se lanza desde el barco al mar para ¿huir? ¿Buscar rescatar a su hermana más adelante? Sea como sea la flota es aniquilada.

Y fin… bueno, vale, un Inmaculado tendrá, por fin, una noche de placer.

Y así acaba Bajo la Tormenta, el segundo episodio de la séptima temporada de Juego de Tronos. ¿Qué os ha parecido a vosotros?