Hay ocasiones en las que te arrepientes de no haber iniciado la andadura de una serie y de haberla descubierto después, pero con “Injustice: Gods Among Us” me arrepiento de no haberla descubierto al final para poder haber leído, y disfrutado, de un sólo tirón con toda está épica historia que Tom Taylor nos ofrece. Un grandísimo tebeo de pura acción, adrenalina y traiciones.


Injustice: Gods Among Us. Año Uno
Vol. 01 (de 2)

Edición original: Injustice: Gods among us 01 a 06 USA
Guión: Tom Taylor
Dibujo: Bruno Redondo, Mike S. Miller, Jheremy Raapack, Axel Gimenez, Tom Derenick, Kevin Maguire, Neil Googe, Xermánico y Jonas Trindade
Tinta: Varios autores
Color: Andrew Elder
Formato: Libro rústica, 192 págs. A color.
Precio: 17,95 euros

El Joker está a punto de cometer la peor fechoría de su extensa trayectoria. Y con ella, pondrá patas arriba el mundo de Superman. Decidido a pacificar el Mundo a la fuerza, el Hombre de Acero emprenderá una campaña más que discutible para la que contará con el apoyo de toda la Liga de la Justicia… excepto Batman, que encabezará una resistencia que dará origen a la guerra más atroz que hayan conocido los superhéroes del Universo DC.

Injustice: Gods Among Us es la precuela del videojuego homónimo y también uno de los mayores éxitos recientes de DC Comics. Con este volumen, ECC Ediciones emprende la recopilación de la serie mensual que ningún aficionado al género superheroico debería perderse.

Injustice: Gods among us Año uno Vol. 02 (de 2)

Edición original: Injustice: Gods Among Us núms. 7 a 12 USA, Injustice: Gods Among Us Annual núm. 1 USA
Guión: Tom Taylor
Dibujo: Kevin Maguire, Bruno Redondo, Mike S. Miller, Jheremy Raapack, Axel Gimenez
Tinta: Varios autores
Color: Andrew Elder
Formato: Libro rústica, 232 págs. A color.
20,5€

Después de la tragedia que arrasó Metropolis, el tiránico Superman, que hizo pública su identidad secreta tras matar al Joker, pretende imponer un nuevo orden mundial junto a casi toda la Liga de la Justicia. Pero Batman, que también ha sufrido pérdidas, no piensa ponérselo fácil. Y contará con el Capitán Átomo, Green Arrow, Catwoman y el Detective Marciano, entre otros. Aun así… ¿Sobrevivirán todos a esta confrontación cada vez más cruenta?

Este segundo volumen de Injustice: Gods Among Us completa el primer año de la serie, ambientada en el universo alternativo del videojuego homónimo, y ratifica el talento de Tom Taylor con dibujantes de la talla de Kevin Maguire y Bruno Redondo.

A mediados de 2013 ECC Ediciones comenzó a publicar, en grapa, la serie Injuste. Gods among us, un título del que inicialmente al considerar, erróneamente, que sería una chorrada, una de esas series que DC Comics lanza con motivo de algún estreno de cine o de un videojuego, una serie totalmente secundaria y sin interés alguno. Qué listo fui, qué sobrado estaba como para pensar que DC estaba sacando una chorri-serie y que ECC, atada por contrato (imaginaba) se veía obligada a tirar dinero y recursos en una serie intranscendente y que tan sólo interesaría a los jugones del videojuego () en el que está basada… ¡menuda columpiada me pegué! 

En mi defensa diré que aún no tenía a Tom Taylor encasillado mentalmente en el apartado de “guionistas a seguir”, fui un poco inocente, y quizás también prepotente, cuando juzgué sin conocer el contenido de la serie y di por hecho que sería insustancial. Nada más lejos de la realidad.

Injustice: Gods among us es una serie que explora el concepto de lo que sucedería en el mundo si Superman perdiese el ancla que lo ata a la humanidad (ejemplificada, principalmente, en Lois Lane) y en cómo reaccionaría a partir de ese momento Superman y el resto de los superseres. Que el causante de este dolor sea el Joker sirve, perfectamente, para comenzar a enfrentarlo a un Batman que se preocupa el ver cómo Superman asesina al Joker o cómo empieza a interponerse en los asuntos de naciones soberanas para detener guerras y masacres. Nobles intenciones, pero que acabarán por llevar a Superman, y a los héroes aliados con él, por un camino oscuro y sangriento y que forzarán a un reticente Batman a enfrentarse a todos ellos. 

El conflicto está preparado, a lo largo de estos dos volúmenes vemos el (rápido) comienzo de la corrupción de Superman y cómo, secundado por una ladina Wonder Woman, arrastra consigo a varios compañeros de la Liga de la Justicia mientras Batman se posiciona, claramente, como el gran opositor de esta nueva política de Superman hacia  la humanidad (y ese es uno de los puntos débiles, a mi modo de ver, la manía de que Batman “mole” y Superman sea el “malo”). El caso es que, a pesar del maníqueismo (y del machismo con el que se trata a WW, ya se sabe, hacen que sea la “típica” mujer capaz de todo para tener a “su” hombre) la historia resultante es muy potente, muy épica, con unos toques de gris espeluznantes (como el de la muerte de Nightwing) y con personajes que, a pesar de salirse completamente de sus registros, resultan atractivos en sus acciones. Destacar aquí el tratamiento de Oliver Queen, no por lo que le acaba sucediendo, sino como brújula moral de los superhéroes. 

No es que estemos ante una historia demasiado original, esto ya se ha contado muchas veces (y siempre con Superman de malo y Batman de bueno, ejem) sino a un dramático desenlace y exploración de las consecuencias de la caída de Superman al lado oscuro y de cómo muchos héroes le siguen como borregos. Las consecuencias serán funestas para muchos, pero el pulso de la historia es absolutamente espectacular.

Y llegamos al apartado gráfico, algo que en DC Comics están descuidando muchísimo en los últimos tiempos y es que para 6 números contamos con hasta ¡¡9 dibujantes!! una auténtica locura se mire por donde se mire, y eso que entre el listado; Bruno Redondo, Mike S. Miller, Jheremy Raapack, Axel Gimenez, Tom Derenick, Kevin Maguire, Neil Googe, Xermánico y Jonas Trindade, hay dibujantes muy aprovechables, pero… ¿tan difícil es encontrar a un dibujante capaz de llevar las riendas de una serie mensual? ¿o a dos? Es que 9… es una salvajada. Pero, bueno, en líneas generales el dibujo está bien, tiene momentos muy buenos (coincidiendo con los grandes nombres) pero más o menos se mantiene la continuidad.

Sobre la edición de ECC hay que decir que Injustice es un ejemplo de cómo se deberían hacer las cosas, primero salió en grapa (edición que continúa) para, año y medio después, aparecer el primer volumen en formato TPB, eso sí, para el segundo volumen tan sólo hubo que esperar un poco más de medio año, por lo que imagino que a finales de año tendremos la tercera entrega que espero con ansías.

En definitiva, Injustice: Gods among us  es una agradable, y adictiva, sorpresa que si bien retoca las personalidades básicas de algunos personajes (dejando aparte a Superman, claro) nos ofrece una historia que no deja de ganar en interés y dramatismo. Es un título muy recomendable que disfrutarán todos, aunque los que conozcan la “vieja” historia de los personajes seguramente disfrutarán aún más.