linea_separadora

Después de que «Los Simpson» cayeran en la mediocridad (hace ya muchos años) y de los injustos vaivenes que sufrió esa maravilla que es «Futurama» (nunca suficientemente valorada como se merece), el último proyecto de Matt Groening ha sido «Des(encanto)«, una divertida propuesta que nos ha traslasdado hasta el mundo medieval en ruinas de Dreamland, donde hemos seguido las desventuras de Bean, una joven princesa a la que le gusta beber, Elfo, su enérgico compañero y Luci, su demonio personal. Dos joyas, «Futurama» y «Des(encanto)«, que nos parecen mucho mejores que cualquiera de las últimas diez temporadas de la familia amarilla.

«Futurama» es una serie animada de televisión emitida por la cadena Fox y Comedy Central durante 140 episodios, a lo largo de siete temporadas, entre los años 1999 y 2013 aunque con una larga pausa entre 2003, cancelada por Fox, y 2008, con varias películas lanzadas directas en vídeo y cuando Comedy Central compró a la Fox los derechos de la serie. En «Futurama» se nos cuenta la historia de Philip J. Fry, un repartidor de pizza que despierta en el año 3000 tras tener haber sido criogenizado por accidente. En la ciudad de Nueva Nueva York, Fry conocerá al robot Bender, a la cíclope Leela, a su descendiente Hubert J. Farnsworth, al doctor extraterrestre Zoidberg o a la bella marciana Amy, junto a los que trabajará en la empresa de reparto interplanetario Planet Express, que se encargará de hacer llegar paquetes a cualquier rincón de la galaxia. Un montón de divertidísimas locuras, con muchas referencias culturales y políticas, que seguimos añorando.

«Ladrido Jurásico» fue el segundo capítulo de la quinta temporada de la serie, y se estrenó el 17 de noviembre del año 2002 en los EE.UU. Para la mayoría de los seguidores de la serie de animación creada por Matt Groening es el episodio del perro de Fry y uno de los más bellos y emotivos de la historia de la pequeña pantalla.
Basado en la historia del perro Hachiko, que esperó a su amo en la estación de Shibuya durante varios años después de su muerte, en este capítulo Fry encuentra el cuerpo fosilizado de su perro Seymour y le pide al profesor Farnsworth que le obtenga un clon con sus restos. Cuándo Fry descubre que su perro vivió doce largos años tras su desaparición decide detener la clonación pero a los espectadores se les desvela que el fiel animal se quedó esperando el regreso de su amo a la puerta de la Pizzería Panucci’s durante muchos años, hasta su muerte.

linea_separadora