Nueve carteles de películas de próximo estreno, o de reciente estreno, donde conviven humildes sleepers y ambiciosos blockbusters que se preparan para el invierno y el nuevo año, donde comparten espacio los ganadores del favor de la crítica y el público y los grandes derrotados de la taquilla, los premios y los festivales: Atrapados en Chernóbil, Frankenweenie, Looper, Magic Mike, Mátalos suavemente, Salvajes y Si de verdad quieres.

«Atrapados en Chernóbil» («Chernobyl Diaries»), una película de terror del director debutante Brad Parker, nos explica la aventura a un grupo de seis jóvenes de vacaciones que, en busca de emociones fuera de lo común, contratan a un guía turísrico de «aventuras extremas». Ignorando las advertencias, les lleva a la ciudad de Pripyat, una urba fantasma al norte de Ucrania en la región de Kiev, cercana a la frontera con Bielorrusia, en donde vivían los trabajadores de la trístemente famosa central nuclear V.I. Lenin de Chernóbil, pero que ahora es una ciudad desierta desde el desastre, hace más de veinticinco años. Sin embargo, después de una breve exploración de la ciudad abandonada, los miembros del grupo se encuentran en apuros y descubren que no están solos.
Con un argumento absolutamente convencional pero en un marco sorprendentemente original, la ciudad de abandonada de Prypiat en la que residían los trabajadores de la famosa central nuclear de Chernóbil, «Atrapados en Chernóbil» cuenta con el nombre de Oren Peli, el creador de la saga de películas de miedo «Paranormal Activity», en los créditos como responsable del guión junto a Shane y Carey Van Dyke, y con un reparto de actores anónimos encabezados por Jesse McCartney, Jonathan Sadowski, Devin Kelley, Olivia Taylor Dudley, Nathan Philips, Ingrid Bolsø Berdal o Dimitri Diatchenko, entre otros.
«Atrapados en Chernóbil» fue estrenada en Estados Unidos en Mayo del 2012, sin mucho éxito y con una mayoría de críticas negativas, aunque el sello habitual de las películas de Oren Peli pueden arrastrar a más de un ferviente seguidor de las películas de sustos, de grabaciones digitales y de monstruos abominables hasta la sala de cine. Incluso pese al 21 por ciento de IVA en las entradas.

«Vincent» fue un cortometraje que Tim Burton imaginó mientras trabajaba para Walt Disney Pictures, una época que el director de Burbank suele recordar con desagrado porqué la compañía no le permitía dar forma a sus ideas oscuras y su universo de antihéroes retorcidos y tétricos. Durante un par de meses convenció al animador Rick Heinrichs, al animador de muñecos Steven Chiodo y al cámara Victor Abdalov para dar forma, en seis minutos en formato stop-motion y en blanco y negro, a la historia de un niño de siete años, Vincent Malloy, lector de Edgar Allan Poe y seguidor del actor de películas de terror Vincent Price (que, a su vez, prestó su voz como narrador). «Vincent» recibió numerosos reconocimientos por parte de la crítica especializada durante su proyección en algunos festivales internacionales de cine, pero la Disney la recibió con frialdad y sin ningún entusiasmo.
Dos años después Tim Burton estrenaba su segundo cortometraje, titulado «Frankenweenie» y protagonizado por Barret Oliver, Daniel Stern y Shelley Duvall. Filmado en blanco y negro con una duración aproximada de treinta minutos, narraba la historia de un chico que resucitaba a su perro atropellado por un camión de entre los muertos al estilo de «Frankenstein» de James Whale. De nuevo Burton sufrió el rechazo de la Disney, que consideraba que la cinta era «demasiado terrorífica para sus audiencias más jóvenes», e invitó al director a abandonar la compañía, aunque con «Frankenweenie» ganó algunos premios y significó el salto definitivo de Tim Burton y su peculiar lenguaje lúgubre.
Casi treinta años después, Tim Burton («Alicia en el país de las maravillas», «Pesadilla antes de Navidad», «Ed Wood», «Bitelchús»,…) regresa a la misma película, a la historia del pequeño Victor y como lleva a cabo un experimento científico para traer a su adorado perro Sparky de nuevo a la vida, lo que lo llevará a enfrentar inesperadas, y a veces monstruosas, consecuencias. Y de nuevo con Walt Disney Pictures, que ya no considera «no aptas» las películas del director de «Vincent» y el corto «Frankenweenie».
«Frankenweenie» nos cuenta como, tras la inesperada muerte de su adorado perro Sparky, el pequeño Victor se vale del poder de la ciencia para traer a su mejor amigo de regreso a la vida… con unos pocos ajustes menores. Victor intenta ocultar su creación, pero cuando Sparky logra salir, los compañeros de escuela de Victor, sus maestros y el pueblo entero aprenderán que crear una nueva vida puede convertirse en algo monstruoso.
Animada con la técnica stop-motion (fotograma a fotograma) ya empleada en esa primera «Vincent» o en «Pesadilla antes de Navidad», «Frankenweenie» está rodada en blanco y negro y renderizada en 3D, lo que eleva el estilo clásico de animación a una experiencia completamente nueva. Las voces de la versión original de la película cuentan con actores de prestigio como Winona Ryder, Catherine O’Hara, Martin Short, Tom Kenny, Conchata Ferrell, Martin Landau, Robert Capron, Charlie Tahan, Atticus Shaffer o James Hiroyuki Liao, entre otros. Y la música de Danny Elfman, como en casi todas las películas de Burton.
Nuestro querido Tim Burton, últimamente capaz de lo mejor y de lo peor, con ese estilo suyo tan propio e inconfundible que mezcla colores contrastados, el negro como emblema, ambientaciones góticas, personajes extremos cercanos al grotesco, el romanticismo (en referencia al movimiento cultural y político originado en Alemania y en el Reino Unido a finales del siglo XVIII), su icono Johnny Depp, viejas referencias catódicas, clásicos del cine pulp,… vuelve a los orígenes con «Vincent» para, quizás, reencontrar la senda correcta y rectificar un camino que se estaba torciendo. Nosotros confiamos ciegamente en él. (http://disney.go.com/frankenweenie/)

«Looper» es un thriller de ciencia-ficción escrito y dirigido por Rian Johnson (su tercer largometraje tras «Brick» y «The Brothers Bloom») y protagonizado por Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis que llegará a los cines de nuestro país a mediados del próximo mes de Octubre, aunque los afortunados espectadores del Festival de Sitges podrán disfrutar de ella un par de semanas antes.
La película nos traslada hasta el lejano año 2072, cuando los asesinatos están terminantemente prohibidos y los objetivos son enviados a través de una máquina del tiempo al pasado, al año 2042, donde existe una red de sicarios, conocidos como Loopers, que se encargan de acabar con ellos y deshacerse rápidamente de los cuerpos. Uno de los mejores Loopers es Joe para quien esta profesión sólo supone un trabajo muy bien pagado. Hasta que recibe un nuevo objetivo desde el futuro: él mismo.
Joseph Gordon-Levitt («El caballero oscuro: La leyenda renace», «Origen», «500 días juntos»,…), que ya coincidió con Rian Johnson en su aclamada ópera prima «Brick», protagoniza esta intensa historia de acción y viajes temporales junto al eterno héroe de acción Bruce Willis, Emily Blunt («La pesca del salmón en Yemen», «El hombre lobo», «El diablo vista de Prada»,…), Piper Perabo («Infectados», «El truco final: El Prestigio», «El bar Coyote»,…), Paul Dano («Cowboys & Aliens», «Pozos de ambición», «Pequeña Miss Sunshine»,…) y Jeff Daniels («Buenas noches y buena suerte», «Las horas», «Speed»), entre otros.
Siguiendo la senda de «Destino oculto», «Origen», «Gattaca» o «Desafío total» (la original, por supuesto, no el descafeinado remake de Colin Firth), y con algunos detalles que nos recuerdan a «Doce monos», «Regreso al futuro» o «Terminator», «Looper» es una película de ciencia-ficción que promete argumento por encima de efectos especiales, una historia sólida que pueda sostener sobre sus hombros las escenas de acción que salpicarán la película, un planteamiento con acción y reflexión ambientado en un futuro donde es posible viajar en el tiempo,… aunque solo ilegalmente.
¿Qué podemos esperar de «Looper»? Si nos remitimos a la acogida de esta película en las pantallas del otro lado del océano podemos señalar que recientemente pasó por la 34ª edición del Festival Internacional de cine de Toronto, donde las críticas fueron muy positivas y la acogida por los espectadores fue sensacional, con numerosos aplausos en sus proyecciones. Algunos no dudaron en clasificarla como el sleeper del año. ¿Apostamos por ella? (www.loopermovie.com)

En más de una ocasión hemos manifestado nuestra admiración por el director Steven Soderbergh, un todoterreno de la gran pantalla que resuelve cualquier película, sea del género que sea, con profesionalidad y mucha brillantez. Es, en nuestra opinión, uno de los mejores profesionales del cine que han trabajado en Hollywood en los últimos veinte años, y quizás uno de los mejores de todos los tiempos por su versatilidad y su capacidad para adaptarse a cualquier encargo, por diferente y ambicioso que fuera: «Sexo, mentiras y cintas de video» con la que ganó la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes del año 1990, «Erin Brockovich» con la que Julia Roberts ganó el Óscar como mejor actriz, «Traffic» con la que ganó el Óscar al mejor director, el blockbuster con Brad Pitt, George Clooney, Matt Damon, Andy García y Julia Roberts «Ocean’s Eleven» que tuvo dos secuelas posteriores y acumuló 183 millones de dólares de recaudación, la ciencia-ficción de «Solaris», el cine experimental de «Bubble» con actores no profesionales, la serie de televisión sobre política «K Street», dos películas sobre de Ernesto ‘Che’ Guevara protagonizadas por Benicio del Toro, «The Girlfriend Experience» con la actriz porno Sasha Grey como protagonista, la película de catástrofes con reparto coral «Contagio», el thriller de acción «Indomable» con la estrella de las artes marciales mixtas Gina Carano,… Steven Soderbergh es un todoterreno de Hollywood, que ha coqueteado con géneros muy diferentes a lo largo de su carrera, y no se ha arrugado ni ante blockbusters, ni con propuestas de cine independiente, ni frente a experimentos cinematográficos o el cine de catástrofes.
Su última película es «Magic Mike«, una obra menor en su curriculum protagonizada por Matthew McConaughey («Tropic Thunder», «Sahara», «Novia por contrato», «Cómo perder a un chico en 10 días»,…), Channing Tatum («Todos los días de mi vida», «Infiltrados en clase», «¡Qué dilema!»,…), Cody Horn, Matt Bomer, Joe Manganiello, Álex Pettyfer y Olivia Munn, entre otros, y centrada en el mundo del striptease masculino. «Magic Mike» nos cuenta la historia de Mike, un joven atractivo que lleva años dominando el escenario del Club Xquisite con su original estilo y sus imponentes movimientos. Un día Mike se fija en un jóven llamado The Kid al que decide apadrinar y enseñar todos los secretos de las fiestas, las mujeres y el dinero fácil. Mientras aparece Brooke, la cautivadora hermana de The Kid, que resulta ser una oportunidad para Mike, alguien a quien conocer mejor… hasta que su modo de vida se cruce en su camino.
A principios del mes de Octubre llegará a nuestra cartelera esta «Magic Mike» tras su éxito en los EE.UU. con más 40 millones de dólares recaudados en su estreno se estrene, y estamos convencidos que un público mayoritariamente femenino (o gay, claro) llenará las salas de cine para disfrutar con los cuerpos moldeados y aceitados de Channing Tatum, Matthew McConaughey y compañía. Lo entendemos, pues si la película nos mostrara a Scarlett Johansson o a Charlize Theron encima de un escenario despojándose de su ropa al ritmo de la música nosotros tampoco dejaríamos pasar la oportunidad. (magicmikemovie.warnerbros.com)

«Mátalos suavemente» («Killing Them Softly») es la nueva película del director neozelandés Andrew Dominik (neozelandés de nacimiento, australiano de adopción), la tercera producción en doce años del responsable de «Chopper» y de la infravalorada «El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford» del año 2007 en la que Dominik ya contó con el actor Brad Pitt para el papel protagonista.
Este thriller con toques de humor negro sobre unos ladrones en plena crisis económica adapta la novela del escritor norteamericano George V.Higgins publicada en 1974 bajo el título «Cogan’s Trade» (que la editorial Libros del Asteroide publicará próximamente en España con el título «Mátalos Suavemente») y cuenta como tres criminales no demasiado inteligentes atracan una partida de póker auspiciada por el hampa, haciendo que la mafia local entre en bancarrota. Jackie Cogan, un matón a sueldo, es el encargado de restablecer el orden y conseguir así que le paguen por matar a los atracadores.
Brad Pitt («Moneyball», «El curioso caso de Benjamin Button», «El Club de la lucha», «Malditos Bastardos»,…), un actor excepcional al que la presencia habitual en la prensa rosa junto a su esposa Angelina Jolie le ha mermado su prestigio como intérprete, encabeza en «Mátalos suavemente» un reparto excepcional que completan nombres como James Gandolfini (eterno Tony Soprano en la serie de televisión de la cadena HBO «Los Soprano»), Ray Liotta («Uno de los nuestros»), Sam Shepard («Elegidos para la gloria»), Scoot McNairy («Monsters»), Ben Mendelsohn («Animal Kingdom») o Richard Jenkins («A dos metros bajo tierra»), entre otros. Ben Mendelsohn y Scoot McNairy interpretan a los dos rufianes de poca monta que atracan una partida de póker que sustenta la base del negocio del hampa, Vincent Curatola es el mafioso de poca monta que organiza el golpe y Bradd Pitt interpreta a el sicario encargado de solucionar el problema a base de pólvora.
La productora de Brad Pitt Plan B («Kick Ass», «Infiltrados») y Chockstone Pictures producen esta película, a la que las críticas han calificado de forma muy positiva. (www.killingthemsoftlymovie.com)

Con un reparto de lujo, que encabezan a John Travolta, Uma Thurman, Benicio Del Toro y Salma Hayek, «Salvajes» es la vigésimo quinta película del director norteamericano Oliver Stone, basada en esta ocasión en la novela del mismo título escrita por Don Wislow.
Ganador de tres Óscar y cinco Globos de Oro por sus trabajos, Oliver Stone se ganó el Olimpo de Hollywood con su majestuosa visión de la guerra de Vietnam en «Platoon», y se mereció el respeto de los profesionales del mundo del cine con su serio análisis del magnicidio de Dallas en «JFK», por su película sobre los veteranos de la guerra de Vietnam «Nacido el 4 de Julio», por su irreverente «Natural Born Killers», por su denuncia al mundo de las finanzas de «Wall Street» o el biopic de Jim Morrsison en «The Doors», pero desde finales de los años noventa su carrera empezó un descenso, en parte propiciado por sus ideas políticas radicales alejadas de los magnates, los conservadores y los productores de Los Ángeles, por su coqueteo con Fidel Castro, por sus posiciones de izquierdas,…y por encadenar varias producciones que pasaron sin pena ni gloria por la cartelera («Comandante», «Persona non grata», «Alejandro Magno», «World Trade Center», «W», «Al sur de la frontera»,…). Con «Savages» hay quien señala que Stone ha vuelto al tablero de juego para quedarse.
En «Savages» conoceremos a dos jóvenes emprendedores de Laguna Beach, Ben, un budista pacífico y caritativo, y su mejor amigo Chon, ex miembro de las fuerzas especiales de la Marina estadounidense y ex mercenario, que han montado un lucrativo negocio casero: cultivar y vender una de las mejores marías que jamás se ha obtenido. También comparten un amor único con la extraordinaria y bella Ophelia. Ambos llevan una vida idílica en este pueblecito del sur de California… hasta que se instala un cártel mexicano de Baja California y exige que el trío se asocie con ellos. Pero la despiadada jefa del cártel y su brutal matón Lado no toman en cuenta la fuerza del vínculo que une a los tres amigos. Ben y Chon, con la ayuda que les proporciona a regañadientes un corrupto y escurridizo agente de la DEA, deciden librar una guerra imposible contra el cártel. Así empieza una serie de maniobras y estratagemas cada vez más salvajes en un enfrentamiento donde ambas partes se juegan mucho.
Además de Travolta, Thurman, Del Toro o Hayek, actores de relumbrón y con una larga trayectoria, Oliver Stone también cuenta con unos jóvenes intérpretes de categoría y en plena proyección para los tres papeles principales: el actor y modelo canadiense Taylor Kitsch («X-Men Origins: Wolverine», «John Carter», «Battleship»,…), Blake Lively (» The town», «Linterna verde», «Hick»,…) y el inglés Aaron Johnson («Kick Ass», «Nowhere boy», «El Ilusionista»,…). Los dos primeros, con orígenes profesionales televisivos («Kyle XY» y «Gossip Girl», respectivamente). Niños guapos al asalto de Hollywood. (www.savagesfilm.com)

En «Si de verdad quieres…» («Hope Springs» en su inglés original, en otro ejercicio de traducción creativa de los distribuidores de este país) el director David Frankel («El diablo viste de Prada», «El gran año», «Una pareja de tres») nos cuenta la divertida y entrañable historia de Kay y su marido Arnold, un matrimonio que lleva más de treinta años compartiendo sus vidas. Pero lo que desde fuera parece la armonía y estabilidad perfecta de un matrimonio maduro, se ha convertido en monotonía y tedio para Kay. Echa en falta la chispa de la primera época, el deseo, la pasión, la lujuria… Y decide ponerle remedio apuntándose a una terapia impartida por un famoso sexólogo en una localidad llamada Hope Springs adonde la acompañará, bastante a regañadientes, Arnold.
Meryl Streep y Tommy Lee Jones encabezan el reparto de esta entrañable comedia romántica que se estrenó hace unos días, co-protagonizada por Steve Carell («Crazy, Stupid, Love», «Superagente 86», la serie de televisión «The Office»), Jean Smart («Como la vida misma», «Lucky You», «Se montó la gorda») y una Elisabeth Shue que ha ido desinflando su carrera a velocidad de vértigo desde su nominación al Óscar del año 1995 que presagiaba un futuro radiante («El escondite», «El hombre sin sombra», «Leaving Las Vegas», «The Karate Kid», «Cocktail»….), y cuya presentación en el Festival de San Sebastián ha servido para que el certamen otorgue este año un Premio Donostia al actor protagonista de la cinta, Tommy Lee Jones, ganador de un Oscar y uno de los más aclamados y respetados actores de Hollywood.
Una comedia del montón, dirigida a un público muy concreto (mediana edad, viudas y jubilados), que aprovecha ese tedio que domina el día a día de muchos matrimonios de clase media para construir un entretenimiento de hora y media, suficiente como para justificar el pago de la entrada. (www.hopesprings-movie.com)

{gallery}cine/ensalada448{/gallery}