linea_separadora

No hay que confundirse: hay cine para adultos que parece hecho para espectadores tontos y hay cine para niños que parece hecho para espectadores inteligentes. Y «El retorno de las brujas» («Hocus Pocus«) forma parte de la segunda categoría. Una comedia familiar, protagonizada por Bette Midler, Kathy Najimy y Sarah Jessica Parker, que en un principio fue pensada como un telefilm para estrenar directamente en el canal de televisión Disney Channel pero que acabó en la gran pantalla, con malas críticas y cifras de recaudación bajas (es un decir, pues «solo» recaudó 39 millones de dólares, superando a pesar de ello los 28 de presupuesto)… aunque el paso del tiempo la ha convertido en una de las películas favoritas de varias generaciones de niños y niñas inquietos que le dedican un periódico revisionado por Halloween. Ni Walt Disney Pictures, ni su director, ni sus protagonistas, podían imaginar que «Hocus Pocus» acabaría convirtiéndose en una cinta de culto.
La historia de «El retorno de las brujas» nos contaba como trescientos años atrás, Winifred, Mary y Sarah, tres brujas malvadas y estrafalarias, fueron sentenciadas a muerte en Salem y el trío juró regresar un día para vengarse. En pleno Halloween de 1993, las hermanas Sanderson han regresado y tres niños (junto a un gato que habla) deberán hacer todo lo posible para evitar que las brujas establezcan su reinado de terror. Con sus poderes (Winifred hace conjuros, Mary sigue el rastro de los niños por su olfato y Sarah los atrae con su canto) esperan consumir el alma de los niños para conseguir la inmortalidad, pero si no recitan el conjuro antes del amanecer morirán definitivamente.
Durante muchos años se ha hablado de una secuela de la película, y sus tres protagonistas han ido dando largas al asunto, aunque a estas alturas parece difícil que lleguemos a ver algun día un «El retorno de las brujas 2«. Mejor dejar las cosas como están.

linea_separadora