Tras sorprender a propios y extraños, y alzarse con el Óscar a la mejor película de animación del año 2006 por encima de «Cars» y la injustamente infravalorada «Monster House», era evidente que los pingüinos de «Happy Feet» iban a volver en una secuela, más tarde o más temprano. Cinco años más tarde, han regresado para bailar de nuevo.

El australiano George Miller («Mad Max», «Mad Max 2», «Mad Max, más allá de la cúpula del trueno», «Las brujas de Eastwick», «El aceite de la vida», «Babe, el cerdito valiente», «Babe, el cerdito en la ciudad»,…) es el director de «Happy Feet 2», la secuela de la película que él mismo dirigió en el año 2006 y que, tras sorprender a propios y extraños, se alzó con el Óscar a la mejor película de animación del año 2006 por encima de «Cars» y la injustamente infravalorada «Monster House».

En esta secuela en 3D de «Happy Feet. Rompiendo el hielo» nos contarán como Mumble, el Maestro del Tap, tiene un problema porque su pequeño hijo, Erik, tiene pánico a bailar. El pequeño escapa de su hogar y se topa con El Poderoso Sven, un pingüino que puede volar. Mumble no tiene esperanzas de poder competir con ese nuevo y carismático modelo a seguir. Pero las cosas empeoran cuando el mundo es sacudido por poderosas fuerzas… Erik aprende de su padre a tener valor cuando Mumble reúne a las naciones pingüinas y a todo tipo de fabulosas criaturas, desde el pequeño Krill a los gigantes elefantes marinos, para poner las cosas en su sitio.
El guión de «Happy Feet 2», que vuelve a transportar al público a los magníficos paisajes de la Antártida, es de George Miller y Warren Coleman y el reparto de voces es de muchos quilates:  Elijah Wood, Robin Williams, Hugo Weaving, Matt Damon, Brad Pitt, Pink, Anthony LaPaglia o Hank Azaria, entre otros.

La película se estrenó la semana pasada en los Estados Unidos con una paupérrima recaudación de 22 millones de dólares, la mitad de lo que cosechó la primera entrega en su primer fin de semana, y las críticas la dejan muy por debajo de su predecesora… que tampoco era ninguna maravilla. En mi opinión, mucho peor de lo que nos quisieron hacer creer y, por supuesto, muy lejos de «Cars» y «Monster House». (wwws.warnerbros.es/happyfeet2/index.html)

{youtube}jE5l7ZEsMQs{/youtube}