Analizamos un nuevo ElseWords, Otros Mundos, de DC Comics en el que la premisa a seguir está basada, por completo, en”El Hijo de Superman” y la figura del legado. Un trabajo muy entretenido realizado en el 2000 por David Tischman, Howard Chaykin y J.H. Williams III.

 

El hijo de Superman
Edición original: Son of Superman USA
Guión: David Tischman, Howard Chaykin
Dibujo: J.H. Williams III
Formato: Rústica, 96 págs. A color.
8,95 €

En un futuro cercano en el que Superman está muerto, los Estados Unidos se estremecen bajo el asedio de una banda terrorista liderada por los que antaño fueran dos de los mejores amigos del Hombre de Acero. Lex Luthor es tan poderoso que incluso la Liga de la Justicia trabaja para él. Y en esa época convulsa y confusa vive Jon Kent, hijo de Lois Lane y del fallecido Clark Kent. Jon solo es un chico normal, con problemas y preocupaciones normales… y que ignora que su padre era Superman. Cuando lo descubra, ¿ocupará el vacío que dejó su padre en el mundo? ¿Y logrará llegar al fondo de la verdad sobre lo que le ocurrió al Hombre de Acero?

Continuamos con nuestra puesta al día con las novedades de ECC que teníamos abandonadas por las estanterías y le llega el turno a un “Elsewords” (u “Otros Mundos”), y dado que Noren acaba de reseñar Batman: Luz de gas voy a “robarle” la explicación de lo que es un “Elsewords”.

Siguiendo el esquema de los ‘What If…?’ de Marvel Comics, DC Comics dispone de ‘Elseworlds’, los Otrosmundos, un sello de la editorial que presenta historias que tienen lugar fuera de la continuidad general, en tiempos y lugares diferentes, creado específicamente para que los creadores pudieran utilizar a los personajes de DC en situaciones radicalmente distintas. A diferencia de su homólogo en Marvel, las historias de este sello de DC tienen lugar en continuidades completamente autónomas y desvinculadas de la raíz principal. 

En esta ocasión tenemos un Elsewords en el que se analiza un futuro sin Superman, un futuro que tiene a Lex Luthor como uno de los más grandes héroes de la Tierra y a unos terroristas que atacan y asesinan con el logo de Superman como leit motiv, lo más chocante es que están comandados por Pete Ross y Lana Lang al mismo tiempo Lois Lane se preocupa de escribir libros, vivir bien y cuidar de su hijo Jon mientras añora a su perdido marido, Clark Kent. Mientas la Liga de la Justicia está subvencionada por el Gobierno y Lex Luthor posee casi toda las patentes de la tecnología que utiliza la Liga. Un futuro mucho más oscuro del actual donde los ataques terroristas apenas tienen su importancia salvo para hacer que la población se sienta en peligro mientras Lex reina sobre el mundo desde sus empresas. Pero todo esto cambiará cuando Jon descubra quién era su padre y la herencia que éste le ha dejado.

¿Habéis visto las botas? ¿En qué estarías pensando J.H. Williams III?

Acostumbrado a ver a Howard Chaykin guionizando en solitario sin pudor alguno me choca un tanto ver que aquí comparte responsabilidades con David Tischman, pero claro, estamos hablando de un cómic que fue publicado en el 2000, por lo que es normal que compartiesen trabajo, o puede que se estuviese dando el capricho de colaborar con un amigo. El caso es que el resultado es muy bueno, para el espacio del que disponen, se podría haber hecho más, muchísimo más, con una premisa tan interesante como la del hijo de Superman (y el resto de detalles que se esconden dentro de este tomo) pero, por desgracia los Elsewords son así, con más o menos páginas, pero salvo las excepciones como JLA: El Clavo, las historias no suelen prolongarse más allá. Y en este caso es una verdadera lástima porque el personaje de Jon podría haber sido muy interesante, incluso en esta nueva era que vive DC Cómics actualmente.

Por cierto, otro detalle que me gusta de este comic es el del legado, el ver qué harían los hijos de los superhéroes, y como decían en GenComics, si Invencible no ha demostrado que hay un potencial enorme sin explorar… entonces es que los editores son muy cabecicubos.

Además la serie contó con un J.H. Williams III recién llegado a DC Comics (apenas llevaba un par de años allí) que comenzaba a despuntar y a demostrar lo que años después se conformaría con total reconocimiento: que es un excelente dibujante dispuesto a arriesgar, y mucho, con la composición de la viñeta. Su trabajo, en esta ocasión, tiene un tono muy oscuro, a juego con los guiones de Tischman y Chaykin, que sienta muy bien a sus lápices, aunque personalmente no me guste nada la idea de esas botas…

Hay que agradecer a ECC la decisión de publicar un Otros Mundos que, a todas luces, parecía que iba a quedar inédito. No es que este tomo sea una obra maestra, ni siquiera un gran obra, pero sí que está por encima de la media y publicado en un formato económico y asequible.

Para acabar os diré que me ha gustado bastante, El Hijo de Superman es un cómic que busca sorprender y explorar el concepto de Superman y sus aliados, enemigos y lo que su posible ausencia reiterada le haría a la Tierra, y la verdad es que cómics como este, sin ser perfectos, justifican por sí mismos la existencia de esta línea editorial.