Las tardes de juego dignas de recordar se suelen acompañar con un buen surtido de patatas fritas, pizzas, nachos con queso, palomitas, y un montón de chucherías para endulzar las carcajadas y las aventuras de los jugadores. Pero, ¿cómo decidir quién se zampa estas chucherías y aperitivos que rondan por la mesa de juego?

image1«El último dulce» («Futterneid») es un juego del diseñador del pelo verde alemán Friedemann Friese («5 pepinos», «Famiglia», «Fauna», «El Gato», «Alta tensión»,…) que servirá para decidir quién se queda con las chucherías, snacks y aperitivos que normalmente rondan por las mesas de juego.
Presentado en la pasada feria de Essen, «El último dulce» es juego fácil, rápido y de decisiones directas, en el que los jugadores participantes competirán por los mejores dulces, robando a los adversarios y haciéndoles creer sus faroles.
Por supuesto, también se puede jugar a este juego sin comida real, pero desde Edge Entertainment recomiendan encarecidamente que los jugadores utilicen dulces de verdad. O verduras y frutas. O, porque no, patatas fritas y cerveza.

El juego llega a las tiendas después de un interesante proceso de creación, puesto que el prolífico diseñador ha dado forma a «El último dulce» es fruto del proyecto ‘Friday’s Project’ de Friedemann Friese, que empezó en el año 2009 y que consistió en trabajar todos los viernes en un diseño, durante unos pocos minutos. Este sistema ha dado sus frutos en forma de cuatro juegos: «Schwarze Freitag», «Freitag», «Fremde Federn» y este «Futterneid».

La caja del juego, que sale a la venta por 24,95 euros, incluye 5 cuencos, 35 fichas, 50 dulces, una hoja de pegatinas, una hoja de logros y el libro de reglas.

Más información en www.edgeent.com