Una mañana Rhoda se asoma a la ventana, mira el cielo y descubre un planeta idéntico al nuestro enmedio del firmamento. Esta es la singular premisa argumental de “Otra Tierra“, una película de Mike Cahill que ha sorprendido a propios y extraños, y que salió de Sundance con un premio bajo el brazo.

En “Otra Tierra” (“Another Earth”) Rhoda Williams es una inteligente joven que busca la forma de reparar una terrible tragedia. Vive en un mundo como el nuestro, salvo que, repentinamente, a lo largo de la noche, en el cielo aparece un planeta misteriosamente idéntico –llamado provisionalmente Tierra 2–, como un gigantesco y reflectante espejo gravitando sobre nosotros. Para Rhoda, ese extraño e inquietante planeta constituye su última esperanza. Absolutamente perdida tras sufrir un espantoso accidente que puso fin a sus sueños de convertirse en astrofísica, Rhoda no tiene ninguna perspectiva de futuro. Llevada por la necesidad vital de enfrentarse a su pasado, Rhoda termina presentándose en la casa del hombre cuya vida alteró irremisiblemente: el reputado compositor John Burroughs. Confusos, recelosos y repletos de dudas en torno a su propia identidad, Rhoda y John inician una inverosímil a la vez que peligrosa relación amorosa. Pero cuando Rhoda tiene la increíble oportunidad de viajar a Tierra 2, se pondrá de manifiesto la oculta realidad de su relación y se suscitará la cuestión: ¿Y si de los enigmas del universo que aún no conocemos el mayor somos nosotros mismos?

Dirigida por Mike Cahill (“Boxers and Ballerinas”), interpretada por Brit Marling (“Sound of My Voice”), William Mapother (de la serie de televisión “Perdidos”) y Jordan Baker, la película es una producción independiente que toca temas tan abstractos como la redención, la ilusión por una nueva vida, la condición humana o las expectativas del cambio aprovechando como excusa, como McGuffin, una historia propia de la ciencia-ficción, sin lógica ni verosimilitud. El argumento real de la película es el de una menor de edad bebida que provoca un terrible accidente de tráfico en el que fallece una mujer y su hija y que, una vez fuera del reformatorio, busca al marido y padre de las víctimas para redimir su culpa. Así, la aparición de un segundo planeta Tierra es un escenario fantástico que sirve de excusa para tratar temas de mayor profundidad, y la crítica y el público se han dejado seducir por esta idea. De hecho, en el prestigioso festival de Sundance recibió un Premio Especial del Jurado. (www.otratierra.es)

{youtube}XHN6MyE5zxY{/youtube}