Dolmen Editorial sigue exprimiendo sus habituales historias de zombies y muertos vivientes de la Línea Z. Hay comecerebros para largo. Incluso aunque se embarquen en un libro de género negro como “Tom Z. Stone“, con investigadores privados, femmes fatales y los bajos fondos como telón de fondo, los no-muertos tienen su lugar.

image1Tom Z. Stone.
Tom Z. Stone es un investigador privado al que una espectacular mujer contrata para que solucione un turbio asunto de chantaje. Stone ha de enfrentarse a criminales, asesinos, chantajistas y al mismísimo marido de su clienta, uno de los delincuentes más peligrosos de la ciudad…
… Pero el investigador es un tipo duro y con experiencia, tan eficaz como hay que serlo en un mundo que acaba de sufrir un cambio brutal: el llamado FR, el día que los muertos volvieron a caminar… Y Stone es uno de ellos: un reanimado, un “Zeta” como les llaman los políticamente incorrectos, y sabe que como a cualquier reanimado, le quedan 4 años de vida; sabe también, que antes de morir sufrirá una brutal degradación que le transformará en un terminal o “desgastado”.

Inmersos en pleno fenómeno zombie, que nos envuelve desde todos los frentes, y habiendo vivido ya todas las versiones del apocalipsis de muertos vivientes imaginable, descubrimos que aún había un margen para la sorpresa y la innovación en el género: los zombies y el género negro. Parecía que el fenómeno zombie había tocado todas las variantes imaginables, desde los apocalipsis causados por una plaga vírica incontrolada hasta zombies en el medioevo hispano, pasando por la versión Marvel de los come-cerebros o el romanticismo de Jane Austen pasado por el filtro de los muertos-vivientes. La mayoría de ellos han tenido su correspondiente reseña en ViaNews, donde alguno de nuestros colaboradores se manifiesta como un acérrimo seguidor de este género literario. Pero el género se reinventa cada día, y ofrece nuevas posibilidades. Cuando parece que es imposible exprimir más el limón, las editoriales nos sorprenden con nuevas y atractivas sugerencias, con variantes muy seductoras.

“Tom Z. Stone” mezcla la literatura de los muertos vivientes con el género negro de vieja escuela, con el investigador privado con un cigarrillo consumido colgando del labio inferior, habitual de ambientes sórdidos y oscuros, de vida gris y en decadencia, con una ex-mujer que le reclama dinero o que ha rehecho su vida con un hombre de fachada intachable y una gran fortuna, con deudas que nunca consigue liquidar, habitual de los bajos fondos y con una femme fatale de arrebatadora belleza como cliente que amenaza con llevarlo a la perdición. Tópicos del género que el escritor inglés de nacimiento y valenciano de adopción J. E. Álamo (“El Enviado”, “Penitencia”) aprovecha para lograr algo que parecía imposible: resucitar el espíritu de Chandler literal y literariamente, de forma tan pasmosamente creíble y divertida que, sin lugar a dudas, tanto los amantes del género negro como los de los no muertos quedarán con ganas de más.

Tom Z. Stone.
Autor: J. E. Álamo
ISBN: 978-84-15296-02-7
Páginas: 288
Precio: 17,95 euros

Más información en www.dolmeneditorial.com