China y Hollywood unen lazos. Es lógico, pues unos cuentan con el dinero y los otros con los medios para dar forma a las ideas. Y en el encuentro entre unos y otros solamente faltaba un camino común, que ha resultado ser Marco Polo, el viajero veneciano que cruzó medio mundo, Oriente Medio y Asia Central, hasta China y la corte del Kublai Khan. Juntos darán forma a una película de acción y fantasía.

image1La productora norteamericana Paramount Pictures y la oriental China Filco Ltd. han anunciado sus planes para coproducir una película de acción y fantasía, en formato 3D, sobre el mercader veneciano Marco Polo, célebre por sus viajes a Oriente narrados en “El libro del millón” o “El libro de las maravillas”, relato que dio a conocer en la Europa Medieval las lejanas y exóticas tierras de Asia central y China.

Está previsto que el rodaje de la película “Marco Polo” comience a finales de este mismo año 2014, será dirigida por un experimentado director norteamericano de películas de acción con abundancia de efectos especiales, y estará protagonizada por un reparto de estrella de Holywood y de actores y actrices chinos de primera fila. 
Es obvio que esta coproducción chino-estadounidense es mucho más que cine, pero también es necesario subtayar que una película como ésta ofrece algunos retos extraordinarios, porque tanto su contenido como su tema tienen que equilibrar las diferencias culturales e históricas tanto de los mercados nacionales como de los internacionales. En concreto, esta “Marco Polo” es el resultado de una laboriosa deliberación y preparación hasta elegir finalmente un tema para una película que atrae tanto al mercado chino como al mercado internacional. Y es que, como personaje histórico famoso a nivel mundial y uno de los pocos ‘extranjeros’ reconocidos en la historia china, Marco Polo figura entre los mejores temas para la producción de películas con vocación internacional.

Marco Polo nació y aprendió a comerciar mientras su padre y su tío, Niccolò y Maffeo, viajaban por Asia. En 1269 ambos regresaron a Venecia, y junto a Marco se embarcaron en un épico viaje a través de Asia, en el que visitaron Armenia, Persia y Afganistán hasta llegar a China, recorriendo toda la mítica Ruta de la Seda. Tras su largo periplo, y una larga estancia en la corte del Kublai Khan, regresaron a Venecia en 1295, tras un viaje de veinticuatro años en el que habían recorrido más de veinticuatro mil quilómetros y del que volvieron cargados de riquezas y numerosas historias que Marco plasmó en su libro “Il milione” (“El millón”, conocido en castellano como “Los viajes de Marco Polo” o el “Libro de las maravillas”).