El director británico Danny Boyle, responsable de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, habría rechazado la posibilidad de convertirse en ‘sir’ y ser condecorado como caballero de la reina de Inglaterra Isabel II porque quiere seguir siendo “un hombre del pueblo”.