Mientras «On the road» de Jack Kerouac llegaba por primera vez a la gran pantalla este mismo año, «El guardián entre el centeno» de J. D. Salinger o «La conjura de los necios» de John Kennedy Toole aún esperan quien se atreva con ellas, «El gran Gatsby» de F. Scott Fitzgerald repite con la de Baz Luhrmann por quinta vez. Y es que este clásico sobre la América feliz de los años veinte es, sobretodo, el reflejo de una época idealizada por el pueblo estadounidense. Hecha a medida del celuloide.

En breve llegará a nuestras pantallas, paso previo por el Festival de Cannes, «El Gran Gatsby» («The Great Gatsby»), adaptación cinematográfica de la novela homónima de F. Scott Fitzgerald, que ya había pasado por la gran pantalla en cuatro ocasiones (en 1926 dirigida por Herbert Brenon, en 1949 por Elliott Nugent, en 1974 por Jack Clayton y en 2001 por Robert Markowitz) y donde destaca, por encima de todas, la versión del director inglés Clayton, con un guión del mismísimo Francis Ford Coppola, protagonizada por Robert Redford y Mia Farrow, y ganadora de dos Óscars. 
Esta nueva versión de la novela, dirigida por el australiano Baz Luhrmann («Australia», «Moulin Rouge», «Romeo + Julieta»), con un guión del mismo Luhrmann y Craig Pearce, está protagonizada por Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire, Joel Edgerton, Carey Mulligan, Isla Fisher, Callan McAuliffe, Gemma Ward y Jason Clarke, y vuelve a contarnos otra vez la historia de Nick Carraway, un aspirante a escritor que llega a la populosa ciudad de Nueva York en la primavera de 1922, una época de decadencia moral, con el jazz sacudiendo el mundo de la música con sus nuevos ritmos y con los reyes del contrabando de alcohol dominando los bajos fondos de la ciudad. Persiguiendo su propio Sueño Americano, Nick acaba siendo vecino de Jay Gatsby, un millonario misterioso que da fiestas continuamente. Al otro lado de la bahía vive su prima, Daisy, y su marido mujeriego y aristócrata, Tom Buchanan. De esta manera Nick entra en el mundo cautivador de los ricos con sus ilusiones, sus amores y sus engaños. A medida que Nick es testigo de aquello, tanto dentro como fuera del mundo que habita, escribe una historia de amor imposible, sueños incorruptibles, y grandes tragedias, y alza un espejo a nuestra propia época y luchas actuales.
Leonardo DiCaprio interpreta a Jay Gatsby, Tobey Maguire a Nick Carraway, Joel Edgerton y Carey Mulligan a Tom y Daisy Buchanan, Isla Fisher y Jason Clarke a Myrtle y George Wilson, y Elizabeth Debicki a Jordan Baker en este encuentro afortunado entre la sobriedad narrativa de Scott Fitzgerald y las imágenes desbordantes de Baz Luhrmann, tan amado por unos como detestado por otros. A ello, como suele ser habitual en las películas de Luhrmann, se suma una banda sonora anacrónica y aparentemente inconexa, con temas de Beyoncé, André 3000, The XX, Gotye, JAY Z, Lana Del Rey, Florence + The Machine, will.i.am, Bryan Ferry, Emeli Sandé, Jack White o Sia. (wwws.warnerbros.es/thegreatgatsby/)

{youtube}qDzP8AAZjRI{/youtube}