Sexagésima entrega de esta sección de ViaNews con reseñas breves de cómics, libros, películas, videojuegos, series de televisión, e incluso música, de hoy y de ayer, que merecen la pena recuperar del olvido de nuestras estanterías, buscar un ejemplar en buen estado en un mercadillo, o incluso acercarse a una tienda cercana antes de que se agote: Blue Harvest, Thriller, y Tygra: Hielo y Fuego.

 

image1

«Blue Harvest» (Dominic Polcino, 2007)
De todas las parodias que se han hecho de «La Guerra de las Galaxias», una de las mejores es el episodio especial de «Padre de Familia» de la sexta temporada que rinde ‘homenaje’ a la legendaria película de ciencia-ficción de George Lucas. Estrenada en Estados Unidos en septiembre de 2007 en conmemoración del 30º aniversario de «Star Wars», estaba protagonizada por Chris como Luke Skywalker, Peter como Han Solo, Lois como Princesa Leia, Stewie como Darth Vader, Brian como Chewbacca, Glenn como C3PO y Cleveland como R2D2. Tuvo una secuela, titulada «Something, Something, Something, Dark Side», que parodiaba «El imperio Contraataca».

«Thriller» (John Landis, 1983)
El sexto álbum de estudio de de Michael Jackson, el más vendido de todos los tiempos (con ventas estimadas en unas 100 millones de copias), tuvo un video musical que hizo historia en su momento, en diciembre de 1983. Dirigido por John Landis, sus 14 minutos repletos de muertos vivientes y coreografías innovadoras, costó la friolera de 800.000 dólares, el video musical más caro hasta ese momento. En el año 2007 fue declarado Patrimonio Histórico por el Congreso de EE.UU e incluido en el Registro Nacional del Cine, siendo el primer y único video musical en recibir este reconocimiento.

«Tygra: Hielo y Fuego» (Ralph Bakshi, 1983)
Cuatro años después de su adaptación parcial de «El Señor de los Anillos» a la gran pantalla, el director Ralph Bakshi repitió el género del cine animado para adultos con «Fire and Ice», coproducida con Frank Frazetta y a partir de un guión de Roy Thomas y Gerry Conway. 
Creada mediante el sistema de animación de rotoscopio (escenas filmadas y después dibujadas encima), y con una historia de espada y brujería al más puro estilo ‘Conan’, la película no funcionó nada bien en 1983 pero hoy se considera un clásico y una obra de culto.