Tenía muchas ganas de ponerle las manos encima al primer número de «Buffalo Bill y el último dragón«, publicado por Unrated Comics, que he adquirido a través de Lektu en su versión digital al módico precio de un euro.

Corre el año 1890. El National Geographic, recién fundado, organiza una expedición al África central para capturar al último dragón. Para dirigirla, han contratado al reputado cazador Buffalo Bill, que con la ayuda de Calamity Jane y un duende llamado Adam Wu, partirán para conseguir este reto. Les acompaña la periodista Nelly Bly y el jefe indio Black Fox. Pero no están solos en esta aventura, ya que Inglaterra ha organizado una expedición paralela desde El Cairo, encabezada por Allan Quatermain para ser los primeros en capturar al dragón.

«Buffalo Bill y el último dragón» es una miniserie de cuatro números de aventuras firmada por Carlos Díaz Correia al guión y Francisco Maldonado al dibujo. El color corre a cargo de Carmen Cantero Díaz.
En este primer número podemos encontrarnos como se le propone a William Federick Cody, el célebre Buffalo Bill, una expedición a África para acabar con el último dragón. Desde el primer minuto nos queda claro que Buffalo Bill no es lo que se dice un dechado de virtudes, ya que tan solo accede a participar en la expedición al enterarse de que podría utilizar una nueva arma capaz de matar dragones.
Ésta es una aventura en la que el sentido del humor tiene mucho peso, algo que se agradece mucho. Además el guionista, Díaz Correia, nos irá presentando progresivamente a los otros protagonistas de la historia entre los que podemos encontrar a Allan Quatermain (que solo es nombrado en el primer número), la periodista Nellie Bly, los socios de Buffalo Bill, Calamity Jones y el indio Joe Black Fox, e incluso un sorprendente Lord Greystone. Pero no queda ahí la cosa ya que también nos encontraremos con criaturas como krakens, olifantes, hadas mensajeras, elfos… Sí, disfrutaremos con una aventura en la que la fantasía tiene su peso y su importancia.
La segunda entrega sigue la misma dinámica del número anterior, una lectura rápida y divertida en la que Buffalo Bill y sus compañeros no dejan de encontrarse con una sorpresa tras otra. Un enfrentamiento con los arácnidos y el debut de Allan Quatermain en uno de esos cliffhanger que parecen marca de la casa.
En este primer número Francisco Maldonado deja a las caras ver que su estilo está a medio camino entre el cartoon y un poquito de realismo dotando a sus personajes de gran expresividad y sabiendo aprovechar las propuestas del guión. El color le sienta como anillo al dedo.
Con la segunda entrega me reafirmo en mi opinión sobre el trabajo de Francisco Maldonado y Carmen Cantero Díaz, lo que solo puede querer decir que estamos ante un tebeo realmente divertido del que sus artistas sacan la máxima expresión del guión.
Me encanta que Unrated Comics haya apostado por publicar «Buffalo Bill y el último dragón» a un precio muy económico en el formato digital y también en su edición en papel, y solo tengo una pega a la edición: en el primer número la calidad del PDF deja un poco que desear, que en la pantalla de mi iPad 2 sufre un poco.
«Buffalo Bill y el último dragón» es una miniserie muy recomendable para el público juvenil, para que aquellos que disfrutan con estas historias bastardas de fantasía, acción y humor. Seguramente es una lástima que tan solo vayamos a disfrutar de cuatro grapas de esta miniserie porque estoy seguro de que hubiese disfrutado si la historia si hubiese alargado más números.

#LecturasConfinadas
#YoEsperoAMiLibrero