Vengo recibiendo con cierta preocupación el entusiasmo aparente de todos los lectores por las tapas en detrimento de la grapa, creo que, de seguir así, al final acabaremos matando la grapa por un formato que está siendo sobrexplotado y que acabará por morirse de éxito, espero equivocarme, claro, pero… Tengo que echar la vista MUY atrás para recordar comics que, hace 10 años, se publicasen en cartoné (tapa dura) y es que hace unos años la tónica general era la de la grapa y, si acaso, algunos pocos tomos publicados en rústica (tapa blanda). Es muy curioso recordar que fue Ediciones Zinco quien, como medio de supervivencia para algunas series, comenzó a darle más cancha a la rústica para poder publicar series como, por ejemplo, Green Lantern. La propia editorial aseguraba que lo hacían porque así, quizás, pudiesen publicar productos que de otra manera, es decir, en grapa, no tendrían cabida en el mercado. Las cosas pintaban mal para Zinco y al poco tiempo se confirmó su deceso.

En ese momento Norma tomo el “relevo”, y no hablo de los derechos de DC, sino de la potenciación de las tapas (blandas o duras), poquito a poco se habituó al lector a estos formatos y, como tontos, fuimos aceptando pagar más por “la tapa”, sólo por la tapa ¿eh?, que en muchas ocasiones el contenido… dejaba, y deja, mucho que desear. Pero un comic con tapa… es tan “bonito”…

Poco a poco el resto de editoriales se fueron sumando a tan provechoso negocio, las tapas estaban cogiendo tanta popularidad, los lectores nos lo comprábamos todo. Primero fue la rústica, pero después pasamos al cartoné (etapa en la que estamos ahora) y ahí comenzó el delirio por publicar en tapa dura.

Lo cierto es que, aparentemente, para un editor publicar en cartoné es como matar dos pájaros de un sólo tiro; por un lado se ahorran costes y se publica a un precio elevado (aunque, por ejemplo, Planeta suele ajustar más los precios) y por el otro se ofrece un producto muy bonito que se puede colar con facilidad en el circuito de las grandes librerías como la FNAC, Corte Inglés, etc. Todo son ventajas así que… ¿por qué no publicar más y más y más comics en cartoné? total, si se vende…

Eso es lo que deben pensar los editores, pero para mi está claro que están matando a la gallina de los huevos de oro. El cartoné, incluso la rústica, deben ser formatos que, por el producto en sí, se autojustifiquen, es decir, deben ser productos de calidad, populares, incluso ya explotados en otros formatos. Pero sobre todo, deben tener CALIDAD.

Ahora mismo podemos ver cómo se está imponiendo otro formato, el Absolute, un formato que deriva del formato Ultimate y que tan sólo añade el publicar en cartoné. Según comentan las malas lenguas Planeta se está haciendo de oro con este formato, tanto que están publicando de todo, de todo, en Absolute… y ahí viene el problema, sobre el papel publicar el, por ejemplo, Deadman de Neal Adams en Absolute puede parecer una buena idea, pero viéndolo publicado… se ve claro que no es una buena idea, los dibujos son demasiado “grandes” para este formato (por no hablar de lo conocido que es el personaje). Sin embargo para publicar a un artista como George Perez es un formato perfecto (lástima de traducción en el JLA/Vengadores, pero qué bonito el Crisis en Tierras Infinitas) porque es muy detallista.

Como decía, hay que saber escoger el material. Por eso me ha preocupado ver que poca gente habla de la edición de Batman: Arkham Asylum, Edición Absolute, (288 páginas que incluyen el comic y el guión en ¿español e inglés?), sobre todo con lo que se montó con el Absolute Batman: Broma Asesina .

Y es que nos estamos acostumbrando a estas ediciones, a pagar tanto por comics que, en realidad, ¿valen tanto? ¿merecen estos formatos? Estamos dejando que la grapa muera, cuando es el futuro ya que es la forma de ganar a la cantera. Casi parece que los editores de comics de superhéroes han dado la batalla por perdida ante el manga y se conforman con captar algún que otro lector tránsfuga. Pero yo lo tengo bastante claro, compraré grapa y tendré muy mucho cuidado de comprar en tapa tan sólo los comics que realmente merezcan la tapa, no aquellos que se publiquen así por “necesidad” (¿de quién?)