Dolmen Editorial continúa adelante con su clara apuesta por la Línea Z y nos presenta "Diario de un zombi", de Sergi Llauger, una aventura en la que el protagonista es un zombi que conserva su inteligencia tras el proceso de zombificación.

Cada vez tengo más claro que en Dolmen saben muy bien lo que hacen. Después de ofrecernos ya varios títulos interesantes en los que ha habido cabida prácticamente para todo, ahora le llega el turno a una novela que, a priori, podríamos describir como algo más intimista. El punto de vista cambia brutalmente y ya no estamos ante un hombre, o mujer, que lucha por sobrevivir, sino ante un hombre que ha muerto, ha renacido como zombie y tiene que afrontar su nueva vida, en compañía de una joven niña.

Una extensa novela a la que pudimos echar un vistazo en el Salón del Cómic de Barcelona que sale a la venta el 4 de junio y que promete bastante.

DIARIO DE UN ZOMBI, de Sergi Llauger, sale a la venta en tiendas a partir del 4 de junio.
https://www.via-news.es/images/stories/libros/dolmen/zombies/promodiariodeunzombi.jpg

https://www.via-news.es/images/stories/libros/dolmen/zombies/portada_diario_zombi.jpgDiario de un Zombi nos transporta a una Barcelona  post-apocalíptica enterrada bajo las cenizas de la devastación donde el ser humano se ha extinguido casi por completo.

Una historia en la que los hechos están narrados desde una perspectiva muy peculiar, en la que el protagonista es un zombi, que por causas inicialmente desconocidas conservó su conciencia después de su transformación.

Este libro desarrolla una historia de redención, de valores humanos y, sobretodo, de una insólita amistad, cuando el comportamiento frío, cínico e insociable de Erico, el protagonista, va cambiando asombrosamente después de conocer a una solitaria y misteriosa niña superviviente de ocho años de edad.

Diario de un zombi ofrece al lector una agradable lectura que arrancará sonrisas y lágrimas por igual. Un soplo de aire fresco en el que el género se reinventa como jamás se hubiese podido imaginar.

{xtypo_quote} El día en el que morí, fue el día en el que casi perdí la poca humanidad que quedaba en mí. La eterna promesa de marcharme como un espíritu en paz jamás me llegó, y, en lugar de eso, me convertí en un alma errante, arraigada a las entrañas de esta tierra baldía.

Algunos diríais que sonreírle a la muerte tan de cerca debería ser algo glorioso, pero no hay nada de glorioso en esto. Tan sólo un siniestro y profundo vacío interior. El destino me hizo caminar entre demonios sin la necesidad de temerles. Me permitió contemplar el sol sin apartar la mirada hasta el reinado de la noche. Puso el peso de este mundo a mis espaldas, y también quiso hacerme recordar lo que es amar…lo que es decidir que el ser humano merece una segunda oportunidad.

¿Hubo alguna vez un motivo para tantas leyes rotas?

Quién sabe…

Dejad que os hable de un viaje fascinante y de tierras lejanas; de lealtades inquebrantables y de criaturas inimaginables.

Me llamo Erico Lombardo, y soy un ser condenado a tener conciencia de sí mismo.

Puede que, después de mi muerte, aún siguiera quedándome una última cosa por hacer… {/xtypo_quote}