Las crisis son algo jodido, más que nada porque, poco a poco, te vas adaptando a comprar menos y eso lleva a que comiences a pensar que, quizás haya una cura para tus adicciones y que puedes dejarlas y ser feliz sin echarlas de menos.

Pero… te sale un trabajito con el que puedes hacer algo de dinero extra y, claro, estamos en tiempos de crisis, cualquier oportunidad de conseguir dinero no debe ser dejada atrás. Así que decides cogerla al vuelo. Además, menos tiempo para pensar en comics, libros, etc, y menos tiempo para gastar ese dinero que ahora no tienes. ¡Es perfecto!

https://www.via-news.es/images/stories/comic/diciembre.jpg

Aunque, bueno, nunca dijo nadie que ganar dinero fuera fácil y el “trabajillo” se va alargando, tanto que pasas de 7 a 10 días de “ligero trabajo” a 3 semanas y pico. Y eso pesa. Y poco a poco vas pensando, “qué capricho me voy a dar con el dinero que gane”… tus planes para ahorrar algo de ese dinero se van yendo poco a poco por el garete mientras te relames pensando en que, bueno, al menos “me pondré al día”.

Mientras tanto las obligaciones te van atando y, bueno, tienes que comer, pagar el teléfono, Internet (ya es algo imprescindible), la luz, etc. Todas esas cosas van antes que tus vicios (principalmente por culpa de la domiciliación bancaria de éstos recibos), es normal. Ya te has acostumbrado. Además, no tienes tiempo para otras cosas, tienes que acabar el “trabajillo”.

Y llega el momento mágico en el que entregas el trabajo. Cansado, pensando que el mundo te debe una para compensarte tanto trabajo. Así que el día en el que cobras el “trabajillo” extra, ¡con un cheque! ¡eso es provocar! Pues te das el “capricho” que te habías prometido, y otro, y otro y…

Con lo que la crisis casi está ya de vuelta, has vuelto a caer en la vorágine y la cura para esta enfermedad vuelve a distanciar en el tiempo… eso sí, mientras sea leyendo comics tan buenos… ¿a quién le importa estar “enfermo”?