Tras la dupla que formaron en 1984, con “Talismán” y posteriormente en 2001 con “Casa Negra“, Peter Straub y Stephen King este último recupera la fórmula del dueto pero esta vez con uno de sus hijos, Owen King, mostrando la realidad de la saga creativa de los King en “Bellas Durmientes“.

Bellas Durmientes
Stephen King, Owen King
ISBN: 9788401020414
768 páginas
Tapa dura con sobrecubierta
25.90 €

Una fábula del siglo XXI sobre la posibilidad de un mundo exclusivamente femenino más pacífico y más justo que resulta especialmente relevante hoy en día.

En esta espectacular colaboración entre padre e hijo, Stephen King y Owen King nos ofrecen la historia más arriesgada de cuantas han contado hasta ahora: ¿qué pasaría si las mujeres abandonaran este mundo?

En un futuro tan real y cercano que podría ser hoy, cuando las mujeres se duermen, brota de su cuerpo una especie de capullo que las aísla del exterior. Si las despiertan, las molestan o tocan el capullo que las envuelve, reaccionan con una violencia extrema. Y durante el sueño se evaden a otro mundo. Los hombres, por su parte, quedan abandonados a sus instintos primarios.

La misteriosa Evie, sin embargo, es inmune a esta bendición o castigo del trastorno del sueño. ¿Se trata de una anomalía médica que hay que estudiar? O ¿es un demonio al que hay que liquidar?

¿Qué pasaría si las mujeres abandonasen este mundo? En torno a esta cuestión al más puro estilo Saramago (¿qué pasaría si toda la sociedad se quedase ciega?, ¿Qué pasaría si toda una ciudad no fuese a votar?, ¿Qué pasaría si la península ibérica se desgajase y fuese a la deriva hacia las costas norteamericanas?…) Stephen y Owen King crean una historia apocalíptica con tintes espirituales. El tema apocalíptico es un tema recurrente en la saga King, ya lo hizo Stephen, entre otras muchas obras, en 1990 con “Apocalipsis” y recientemente otro de sus hijos, que escribe bajo el pseudónimo anarquista de Joe Hill, con la novela “Fuego”. Más novedoso es el tema espiritual con elementos de tradición religiosa como el árbol de la vida, en el que no falta la serpiente además de un pavo real y un tigre blanco, que separa el mundo conocido del paraíso a donde han ido las mujeres de Dooling, paraíso ecológico y feminista, sin rastro de los hombres ni de sus sistema patriarcal.

Las mujeres de todo el planeta aparecen envueltas en capullos de seda tras quedarse dormidas, permaneciendo en un estado vegetativo pero respondiendo violentamente a los intentos de sacarlas de sus capullos. Mientras ellas duermen la sociedad se ve a abocada a un cataclismo, en un mundo habitado solo por hombres estos parece que solo saben jugar a Rambos, recurriendo a la violencia para intentar solucionar un problema que no comprenden y les supera. Violencia, saqueos, asesinatos, quema indiscriminada de mujeres envueltas en sus capullos…el epicentro del cataclismo se encuentra en Dooling, capital del condado que lleva el mismo nombre. En esta pequeña ciudad hace su aparición una extraña mujer que parecen inmune al mal que azota a la mitad del planeta; Evie Black la versión moderna de la Eva paradisiaca que para enmendar su error es el instrumento que lleva a una parte de la humanidad, la femenina, al Paraíso dejando en un mundo terrenal, nada paradisiaco, al culpable de todos sus males; el hombre y su inherente sistema patriarcal.

En torno a Evie Black se juega una partida entre dos ejes; el bien y el mal, ambos representados por dos hombres, aunque el eje del bien cuenta con la ayuda de dos mujeres que resisten al sueño. La manera de resolver la partida es usando las cartas que siempre ha usado el hombre; la violencia y las armas en un típico enfrentamiento de “a ver quién la tiene más grande”.

Como siempre, los personajes que despliega Stephen King en sus páginas son personajes con sus bajezas y grandezas morales con los y las que enseguida nos encariñamos y nos sentimos identificados.

Es difícil ver donde empieza Stephen y donde acaba Owen, quizá se echa de menos el suspense y la tensión que llena las obras de Stephen de principio a fin, así como un poco más de ritmo en la narración. También la falta valentía al final, el huir de los casi perfectos hapyy end hollywoodienses a los que nos tiene acostumbrados el maestro del suspense. Aunque no faltan las sorpresas finales no hubiera estado de más un final más atronador.

Es imposible distraer la publicación de este libro con la situación política actual, tanto en USA como en el resto del mundo. La llegada al poder de Trump, su machismo y desprecio hacia las mujeres, las manifestaciones feministas e incluso todo lo que ha rodeado a la huelga internacional del 8M ha coincidido con la publicación de este trabajo. Stephen King nunca ha rehuido la crítica política en sus obras, siendo muy crítico con algunos de los más nefastos presidentes que ha tenido USA como G. Bush hijo, aunque también con figuras demócratas como Hillary Clinton. Desde la llegada al poder de Donald Trump, Stephen no ha ocultado su rechazo hacia este “personaje” y en las páginas de esta novela deja varios dardos hacía el actual morador de la Casa Blanca. Es de agradecer el compromiso político de figuras como King en especial en aspectos tan sensibles como el abuso hacía las mujeres, en esta novela muchas de sus protagonistas han sido víctimas de la violencia de género o han sufrido de distintas maneras los abusos del Patriarcado, tanto de manera física como ética y moral.

Mención aparte la magnífica portada adaptación original del diseño de Vasava Studio que ilustra la edición de Plaza Janés.