Un Batman enfermo, acompañado por Robin, deberá afrontar el mayor reto de su vida: enfrentarse a sus peores enemigos, liberados del Asilo Arkham por culpa del maquiavélico plan orquestado por Bane, para finalmente caer en las redes de este peligroso criminal. Todo esto y más se nos cuenta en este primer volumen de «La caída del Caballero Oscuro«.

Batman: La caída del Caballero Oscuro 1
Edición original: Batman: Sword of Azrael núms. 1-4 USA, Batman núms. 491-496 USA, Detective Comics núms. 659-663, Vengeance of Bane núm. 1 USA
Guión: Chuck Dixon, Varios autores, Doug Moench
Dibujo: Graham Nolan, Jim Aparo, varios artistas
Tinta: Kevin Nowlan, varios artistas
Color: Adrienne Roy, Lovern Kindzierski, Varios artistas
Formato: Libro Cartoné, 424 págs. A color. Precio: 37,50€

Alguien ha organizado una fuga masiva en Arkham, pero… ¿quién? Mientras un exhausto Batman se enfrenta a Zsasz, el Joker, Hiedra Venenosa, el Acertijo, Killer Croc o el Espantapájaros, el tiempo corre en su contra y a favor de ese nuevo enemigo. Y cuando sufra su ataque directo quizá ya sea demasiado tarde…

Con este volumen ECC inicia la recopilación definitiva de una saga fundamental en la historia de Batman, La caída del Caballero Oscuro, que marcó los años noventa y contó con algunos de sus autores más célebres de todos los tiempos. Entre ellos están Doug Moench, Chuck Dixon y Graham Nolan, cocreadores del crucial villano que nacería entonces y atormentaría a Batman para siempre: Bane.

ECC publica otra saga fundamental en la trayectoria de Batman, y lo hace en voluminosos tomos en tapa dura de alrededor de 400 páginas, con una recopilación lo más completa posible de esta famosa saga que puso al Caballero Oscuro en uno de los momentos más difíciles de toda su historia.  Batman acababa de sufrir un envenenamiento (Legends of the Dark Knight 16-20 USA, 1991) por culpa de una droga que le permitía superar sus limitaciones físicas, que resolvió tomar tras no poder evitar la muerte por ahogamiento de una niña. Comprendiendo la peligrosidad y adicción de dicha droga, viajó a donde se fabricaba, Santa Prisca, para terminar con los productores. Batman consiguió superar su adicción, pero quedó mermado, tal y como se ve en el presente tomo. Además, otra grave crisis había atacado su realidad, la muerte de Robin (Jason Todd) a manos del Joker (Batman: A Death in the Family 426-429).

Con este panorama, lo peor que podía sucederle ahora no se hace esperar. Bane, arropado por sus esbirros y planeando entre las sombras, consigue liberar a los más peligrosos individuos de Arkham, criminales del calibre del Joker, El Sombrero Loco, El Acertijo, Hiedra Venenosa, Killer Croc, Ventrílocuo… Y otros villanos de menor carisma como Amígdala, Film Freak, Destiny, Luciérnaga, etc. Sean unos u otros, se lo pondrán difícil a Batman y Robin, que por suerte contarán con la ayuda de algún que otro héroe enmascarado.

Las particularidades de este tomo son muchas, empezando por su portada, un tanto engañosa. Nos muestra un momento de la saga muy icónico, pero que no veremos hasta el siguiente tomo. Es de sobras conocido por los aficionados, tanto o más que La muerte de Superman, por lo que tampoco nos vamos a poner quisquillosos. Antes de los números de Batman 491-496, o Detective comics 659-663, donde transcurre la saga continuando de un título a otro, ECC nos incluye la aventura en 4 partes de BATMAN: SWORD OF AZRAEL donde nos narra el origen del nuevo Azrael, Jean Paul Valley, que recibe la noticia de que a él le corresponde ser el último de los asesinos de la “Orden de San Dumas”. Nomoz, un extraño ser parecido a un troll, le enseñará las responsabilidades de ser el nuevo Azrael confinando al muchacho en un refugio de los Alpes Suizos. Este personaje tendrá un papel decisivo en la colección troncal y en el devenir de la saga, como se verá en la próxima entrega. La historia está guionizada por Dennis O´Neil, que también se encargó de “Batman:Veneno” y que hacía las veces de editor del personaje en la editorial, por lo que tenía muy bien planeado el objetivo de esta saga (la idea original perteneció a Peter Milligan como nos cuenta Felip Tobar en el epílogo). El dibujo de Joe Quesada es excelente, aunque buena parte del mérito de tan excelso trabajo hay que atribuírselo a su entintador, el también dibujante Kevin Nowlan. Al ser un trabajo primerizo de Quesada, Nowlan echó el resto con un minucioso entintado y acabado. La miniserie de Azrael sea una gozada para la vista.

La segunda sorpresa que nos depara el tomo es la inclusión del número unitario Batman: Vengeance of Bane, 1993, que nos cuenta el origen y supone la primera aparición del personaje. Es un número sensacional, donde se nos narra una dura historia de supervivencia, la de un niño nacido entre los muros de una peligrosa prisión en la isla de Santa Prisca. Graham Nolan y Eduardo Barreto ilustran acertadamente esta historia. En ella nos encontramos huevos ocultos, como el nombre de los esbirros de Bane, Trogg, Zombie y Bird, que se corresponde con los de las famosas bandas de rock de los 60, The Troggs, The Zombies y The Byrds. Entre los presos a los que Batman abate aparecen los Three Stooges, actores cómicos de cine y TV.

Tras este excepcional cómic comienza la recopilación alterna de las series Batman y Detective comics, con portadas de Kelley Jones un tanto singulares por su manera de dibujar al Caballero Oscuro. También Sam Kieth con su particular estilo ilustra una portada. Doug Moench y Chuck Dixon son los responsables del guion ayudados en la parte gráfica por Jim Aparo, Norm breygfole y Jim Balent. Si bien estos autores no son especialmente talentosos, su estilo clásico de dibujo ayuda en la fluidez de la narración. Al contar con tantos personajes en el tablero de juego, podría dificultar su seguimiento. Tenemos a los héroes, a Bane y sus ayudantes, a los villanos fugados, a los policías de Gotham central con Gordon y Bullock a la cabeza. Además del villano a batir en cada número, se nos narran acciones paralelas del Joker y el alcalde de la ciudad, o del Ventrílocuo, por poner unos ejemplos. La última viñeta nos deja con los pelos de punta, y más sabiendo lo que va a pasar. Esta saga es más la historia de Bane y de Azrael que del propio Batman, que vaga como un fantasma por sus propias páginas.

Una lectura apasionante y obligatoria para los desconocían estos hechos que marcaron una época y que, en su día, dejaron patidifusos a los lectores. ECC nos propone revisitar esta historia en una recopilación fabulosa que de momento cuenta con tres volúmenes publicados. No se la pierdan.