linea_separadora

Los fans de los Minions, entre los que nos contamos nosotros y otros muchos en todo el mundo, sabemos que los pequeños, amarillos, adorables y desternillantes muñecos que acompañan al villano Gru en sus películas han contado también con un spin-off y un montón de cortometrajes desternillantes. Los Minions son unas criaturas que han existido desde el principio de los tiempos, que existen solo para servir al villano más despreciable que se cruce en su camino, desde un Tyrannosaurus rex hasta Napoleón. Su primera aparición se remonta a «Gru: Mi Villano Favorito» («Despicable Me«), una película del año 2010 dirigida por Chris Meledandri en la que conocimos al villano Gru, un papá muy poco convencional que ha ido cogiendo práctica criando a las tres niñas Margo, Edith y Agnes con el paso del tiempo y de las películas. Y con la ayuda de los minions, por supuesto, siempre dispuestos a sembrar el caos con su humor slapstick y su vocabulario peculiar que siempre cuenta con la voz de Pierre Coffin en la versión original en inglés.

En el año 2010, acompañando al DVD de «Gru: Mi Villano Favorito«, nos llegaba el corto «Banana«, dirigido por Kyle Balda y Samuel Tourneux. De algo más de tres minutos, era el tercer corto de los minions tras los también muy recomendables «Home Makeover» y «Orientation Day«, donde tres de esas criaturas amarillas conocidas como minions convierten un plátano y una manzana en su objeto más deseado. Y es que un simple plátano, cuando hay hambre, puede ser el detonante de una catástrofe de enormes proporciones en la guarida de Gru si estos ingenuos y patosos siervos del mal se lo proponen.

linea_separadora