Con El ángel caído, la cuarta entrega de la renacida Astro City Kurt Busiek, Brent Anderson, Alex Ross, Will Blyberg y Alex Sinclair nos dan una máster class de narrativa, de cómo hacer buenas historias y de cómo sorprender al lector al pillarle a pie cambiado. Sinceramente espero que las nominaciones no olviden a una serie que vuelve a estar en el candelero demostrando que se puede hacer buena literatura en el mundo del cómic.

astro_city_el_angel_caidoAstro City 4: El ángel caído
Edición original: Astro City: Tarnished Angel (14 al 20) USA
Guión: Kurt Busiek
Dibujo: Brent Anderson
Portadas: Alex Ross
Tinta: Will Blyberg
Color: Alex Sinclair
Formato: Libro cartoné, 224 págs., color.
22€

Carl “Acero” Donewicz sale de la cárcel tras cumplir 20 años de condena por robo y agresión. Su única meta es seguir en libertad. Pero su piel forrada de metal, sus 400 kilos de peso y su pasado criminal suponen un obstáculo casi insalvable para la consecución de ese objetivo. Y más cuando “Acero” emprende una investigación para descubrir la identidad del asesino que está liquidando a sus colegas del mundo del crimen.

Este volumen contiene los episodios del 14 al 20 del segundo volumen de Astro City publicados originalmente entre 1998 y 2000. En ellos, Kurt Busiek (Arrowsmith) y Brent Anderson (El Fantasma Errante) rinden homenaje al género negro en un intenso drama detectivesco protagonizado por un villano en busca de redención.

Este cuarto volumen de la nueva colección de Astro City cuenta con un invitado, a modo de prologuista, de lujo: Frank Miller, quien dedica un extenso texto a introducir al lector en este volumen, “El ángel caído”, y donde lo presenta como “una buena historia de gánsteres. Y una historia de superhéroes muy pero que muy buena”. Y tiene razón, Busiek parece empeñado en demostrarnos que el género tiene cabida para todo, luces, sombras y grises.

astro_city_el_angel_caido-2

Gris. Así ha sido la vida de Carl “Acero” durante la mayor parte de su vida, ahora, recién salido de la cárcel tras cumplir casi 20 años en la penitenciaria de Astro City, se enfrenta al problema que todo expresidiario sufre: ¿cómo rehacer tu vida? Resulta especialmente interesante ver cómo su condición de exconvicto le lleva a una situación en la que no parece quedarle otra alternativa que el reincidir en los vicios que le llevaron a prisión.

astro_city_el_angel_caido-3Pero cuando los vecinos de la plaza Kiefer lo contratan para descubrir quién está asesinado a varios de sus convecinos Carl se verá inmerso en una de las zonas más oscuras de Astro City y en un complot que va mucho más allá de lo que cualquiera de sus vecinos esperaría.

Cuando crees que ya tienes calado a Kurt Busiek va y se saca de la mano una historia más propia del género negro que del de superhéroes, una historia en la que el protagonista es un villano que intenta encontrar su camino de vuelta a la “luz” y al que las cosas no le salen precisamente bien mientras intenta hacer lo correcto. Pero Busiek no se contenta con eso, sino que además nos hace una disección de los bajos fondos de Astro City y de la propia sociedad estadounidense. Impresionante.

En cuanto a Brent Anderson, no sé quién diseñó a Carl, si Anderson o Ross (aunque supongo que sería Ross, ya que suele encargarse de diseñarlo todo en Astro City), pero está claro que es el primero el que le saca mejor partido a pesar de las efectistas portadas del segundo y es Anderson el que logra que la plaza Keifer nos resulte más real que la propia Astro City, más cruenta también, pero como perfecto contrapunto al lugar donde viven los héroes, los “ángeles” como los llama Acero.

Por otra parte hay que reconocer que la edición deAstro City por parte de ECC es impecable, un cartoné repleto de extras entre los que destaca la descripción de los diseños que el propio Alex Ross realiza.

En definitiva, puede que el hecho de ver a Astro City en el sello Vertigo os hiciese preocuparos pero os garantizo que han revitalizado una grandísima serie que se ha vuelto a convertir en un “must have”, en un crisol de historias con cabida para todo.