Da miedo como pasa el tiempo de rápido. Parece que era ayer que occidente descubría el manga, que algunos veíamos «Akira» en sesiones privadas de videos en versión original japonesa, que la serie de televisión «Dragon Ball» se convertía en un fenómeno de masas, y hoy resulta que la emblemática película de Satoshi Kon «Millennium Actress» ya ha cumplido veinte años. Y para celebrarlo, regresa a los cines.

A partir del próximo 26 de febrero tendremos la oportunidad de ver «Millennium Actress» en los cines de nuestro país. La reconocida obra de culto de Satoshi Kon llegará a las (moribundas) salas de cine en una calidad excepcional, remasterizada en formato 4K, en homenaje al vigésimo aniversario de su estreno en 2001.

https://twitter.com/SelectaVision/status/1359841085632167936

Fallecido en 2010, el director Satoshi Kon es uno de los más reconocidos directores japoneses de películas de animación, responsable también de obras como «Perfect Blue» o «Paranoia Agent«, y en «Millennium Actress» nos contaba como Chiyoko Fujiwara fue la estrella de cine dominante del panorama cinematográfico japonés hasta su súbita desaparición. Uno de sus mayores admiradores, el realizador de documentales Genya Tachibana, viaja hasta el apartado refugio de montaña en el que tiene su hogar para entrevistarla. Una vez allí, entrega a la que fuera su ídolo de juventud una vieja llave que encontró entre los restos de su antiguo estudio y, como si la llave hubiera abierto la puerta de su memoria, Chiyoko comienza a recordar la historia de su vida. De esta forma, viaja desde el remoto pasado hasta el distante futuro a través de mil años, traspasando la frontera que separa la realidad de las películas que han formado gran parte de su vida.

La historia de la actriz Chiyoko Fujiwara transportaba al espectador a través de su historia con referencias a los eventos políticos y sociales más importantes en la historia de Japón, así como a la riqueza de la cinematografía del siglo XX, y su regreso a los cines veinte años después es una gran oportunidad para que la puedan descubrir aquellos que la dejaron pasar en su momento.