En los últimos años del reinado de Victoria, Londres se ve acosada por los «Tocados»: personas, en su mayoría mujeres, que de repente manifiestan habilidades anormales, algunas mágicas, otras muy inquietantes.