Si has visto «United 93«, «El ultimátum de Bourne» o «Green Zone: Distrito protegido» sabes perfectamente qué tipo de cine casi documental, de cámara inquieta hace Paul Greengrass así que tienes toda la información a tu alcance para anticipar si te puede gustar o no esta película que es pura tensión.

 

****
Título original: Captain Phillips.
País: EEUU.
Duración: 134 min.
Género: Drama, thriller, acción.
Reparto: Tom Hanks (capitán Richard Phillips), Barkhard Abdi (Muse), Catherine Keener (Andrea Phillips), Max Martini (comandante SEAL), Chris Mulkey (John Cronan), Yul Vazquez (capitán Frank Castellano), David Warshofsky (Mike Perry), Corey Johnson (Ken Quinn).
Guión: Bill Ray; basado en el libro “El deber de un capitán: piratas somalíes, SEALS de la marina y días peligrosos en el mar”, de Richard Phillips y Stephan Talty.
Producción: Scott Rudin, Dana Brunetti y Michael De Luca.
Música: Henry Jackman.
Fotografía: Barry Ackroyd.
Montaje: Christopher Rouse.
Vestuario: Mark Bridges.
Diseño de producción: Paul Kirby.
Vestuario: Mark Bridged.
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España.
Estreno en USA: 11 Octubre 2013.
Estreno en España: 18 Octubre 2013.

 

 


 

 

Tras un puñado de películas (creo que son 8 las que ha hecho) manteniendo un estilo similar basado en una filmación de cámara y montaje “nerviosos”, con tono pseudodocumental realista y vigoroso podríamos decir que Paul Greengrass es un “autor” en el sentido que quisieron darle los sesudos críticos de Cahiers du cinema a mediados del siglo pasado (qué heavy es hablar de los 60’s y 70’s de este modo por cierto).
Sin embargo en este caso decir que Greengrass hace “cine de autor” no es una de esas etiquetas que se ponen a los directores que hacen películas complicadas y crípticas sino todo lo contrario. En concreto este director está especialmente interesado en que sus películas sean vistas porque en ellas suele haber casi siempre un telón de fondo interesante, real, que conviene conocer y las dota de un ritmo visual y argumental imparable que suele dejarte exhausto.
Hasta ahora y a falta de ver “Bloody sunday” (2002) de la que también he oído y leído buenas cosas, pienso que su película más lograda fue aquella “United 93” que nos contaba los sucesos del 11-S desde uno de los aviones siniestrados; pero las dos continuaciones del primer Bourne y “Green Zone” mantienen sus señas de identidad y son productos de entretenimiento también destacables que te dejan muy satisfecho después de su visionado.
Si uno conoce la trayectoria de Greengrass es difícil quedar desilusionado con “Capitán Phillips” porque lo que hace es repetir fórmula y centrarse en lo que funciona en una platea, ir al grano y meternos en harina cuanto antes para no soltarnos ya hasta el final del visionado. Viene a ser algo así como si un cámara de pronto se pusiera a seguir al personaje de Tom Hanks, ese capitán Phillips del título, y ya no parar de grabar hasta el final del suceso que ocupa el metraje entero de la película, un asalto a un carguero por parte de unos piratas somalíes. Ni más, ni menos.

Para mi gusto lo mejor de la película es, a parte de que te mantiene en tensión las dos horas y poco de metraje, que resulta completamente verosímil y que no toma partido. Los personajes se comportan de forma completamente coherente según su posición. Los piratas necesitan asaltar el carguero y los norteamericanos necesitan protegerlo, sin más. De ese conflicto que, no olvidemos, está basado en hechos y personajes reales, obtenemos dos horas de entretenimiento gracias a la pericia con la cámara y a un trabajo de montaje espectacular y también un documento que nos habla de una realidad, de algo que sucede en nuestro mundo de hoy y que habla de desigualdades, de mundos distintos según donde uno nace y de otras muchas cosas que el buen observador sabrá desmenuzar.
Sí, es una película de entretenimiento, pero no, no es sólo eso y por ello es una suerte que haya un Paul Greengrass y que su cine funcione en taquilla ya que es preciso que haya más películas de este tipo. Quizás sea el único modo de que muchos de nosotros sepamos lo que se cuece realmente por el mundo. Vamos que ojalá este hombre siga haciendo este tipo de cine. Particularmente me parece incluso necesario y si crea escuela mejor que mejor.

Sólo una pega….cuando la acción se instala en el bote para mi gusto la situación se alarga en exceso. Está claro que lo usan para incrementar el agobio y la tensión en el espectador, pero hubo un instante en que estuve a punto de desconectar. Quitando eso poco más que decir en el apartado negativo. Al revés, todo está bastante logrado y en concreto Tom Hanks y su antagonista Barkhad Abdi nos regalan un pulso brillante, muy intenso y cargado de humanidad en ambos casos.
No me da miedo recomendarla a todo el mundo. Creo que merece la pena verla.