Una de las películas de la cartelera es esta «Prometheus«, que regresa al universo de “Alien” y ha levantado una auténtica polvareda de comentarios y opiniones, convirtiéndose en uno de los títulos más comentados de este verano de 2012.


**

Película 3D: Prometheus.
País: EEUU.
Duración: 125 min.
Género: Acción, ciencia-ficción, terror.
Interpretación: Noomi Rapace (Elizabeth Shaw), Charlize Theron (Meredith Vickers), Michael Fassbender (David), Guy Pearce (Peter Weyland), Idris Elba (Janek), Logan Marshall-Green (Charlie Holloway), Rafe Spall (Millburn), Sean Harris (Fifield), Emun Elliott (Chance), Benedict Wong (Ravel), Patrick Wilson (padre de Shaw).
Guión: Jon Spaihts y Damon Lindelof.
Producción: Ridley Scott, David Giler y Walter Hill.
Música: Marc Streitenfeld.
Fotografía: Dariusz Wolski.
Montaje: Pietro Scalia.
Diseño de producción: Arthur Max.
Vestuario: Janty Yates.
Distribuidora: Hispano Foxfilm.
Estreno en USA: 8 Junio 2012.
Estreno en España: 3 Agosto 2012.
A veces no importa demasiado que una película sea buena o no para que haga caja o se hable de ella y eso es seguramente en lo que han pensado los de la 20Th Century Fox y lo que pensaron en su día los responsables de esos dos auténticos truños que eran “Alien vs. Predator” (2004) y “Alien vs. Predator 2” (2007) títulos todos deudores de los dos primeros “Alien”, el de Ridley Scott y el de James Cameron, que siempre han sido los modelos a imitar y a cuyo nivel jamás se ha vuelto a llegar.
En concreto “Prometheus” tiene la baza de que está filmada por el mismo director que en 1979 comenzó la franquicia y sorprendió al mundo, Ridley Scott, lo que ya de por sí es algo que produce interés y curiosidad. Es difícil resistirse a saber qué ha hecho en esta ocasión aún cuando te dicen que los resultados no son buenos y a pesar de leer un sin fin de malas críticas.
Esto es lo que me ocurrió cuando fui a verla y debo reconocer que puntos a favor sí tiene la película porque el tema resulta apasionante, deseas en todo momento saber qué va a pasar a continuación, el desarrollo es inquietante (gran culpa de la banda sonora) y desde luego el viaje al espacio que se propone te atrapa porque todo lo referente al diseño de producción y a la factura visual de la película está bastante logrado (los decorados que se hicieron en Londres se ve que eran monumentales).
Vamos, que puedes ver la película y quedarte medianamente satisfecho porque aburrirte no te aburres y ya se encargan los de imagen y sonido en dejarte apabullado con unas cuantas escenas de pura épica audiovisual, pero cuando te paras a reflexionar o como le busques tres pies al argumento, la cosa se desmorona como un castillo de naipes porque, seamos claros, el guión ¡¡¡ES UNA PURA BAZOFIA!!!!!
No soy amigo de descalificaciones rotundas sobretodo porque cualquier trabajo en esto del cine supone un notable esfuerzo aunque después el resultado no sea bueno, pero en este caso en concreto parece una tomadura de pelo primero para los que conocemos la saga porque Damon Lindelof (quizás abrumado y “emborrachado” por el éxito de “Perdidos”) y John Spaihts se han dedicado a repetir situaciones que ya habíamos visto hasta tal punto que casi parece un “reboot” y segundo para los que buscamos un mínimo de coherencia en cualquier historia y en el proceder de sus personajes.

Pueden ser muy buenas la intenciones al hacer una película como ésta y puede gastarse mucho dinero en la ambientación, el sonido, la banda sonora o los efectos visuales, pero si el guión es malo todo se viene abajo y es justo lo que ha pasado. Como espectador puedes ir dejando pasar situaciones y giros argumentales poco creíbles si estás disfrutando con el desarrollo, pero llega un momento en que la saturación de sinsentidos termina por desbordarte y creo que eso es exactamente lo que ocurre con “Prometheus”. Os lanzo el reto a todos los que salierais medianamente contentos del cine de volver a pensar en cómo se resuelven los conflictos que se van sucediendo y uno se da cuenta de que el conjunto no tiene ni pies ni cabeza. No es que no pueda ocurrir lo que va ocurriendo, es que muchos de los sucesos no tienen la menor lógica.
Además otro problema es el de los personajes y sus diálogos. No sólo es que hay personajes completamente estereotipados (lo del geólogo “fumeta” y el biólogo “afable” no tiene nombre), es que los actores parecen interpretarlos con la más absoluta desgana. Sólo así se puede entender que Charlize Theron lo haga como lo hace, que por cierto, tiene poquito papel y en su rol de “malota” no está nada bien o que el personaje de Noomi Rapace (¡¡red alert!! No está tan mal como en “Sherlock Holmes 2” pero casi) quede a años luz de esa Ripley a quien sin duda han querido imitar los guionistas (¿era necesario insistir con otra heroína?). Ya digo que hay varios lugares comunes reiterativos respecto a “Alien” aunque se haya pretendido hacer algo distinto y seguramente el caso más claro es ese humanoide que interpreta Michael Fassbender y que está en idéntica línea que su precedente.
De los diálogos mejor no hablar, son muy malos (en especial todo lo que sale de la boca de Charlize Theron y de Guy Pearce ¡¡¡¡Guy Pearce!!!! ¿era necesario que fuera Guy Pearce?, porque podría haber sido cualquiera dado el maquillaje), aunque no me gustaría pasar por alto el momentazo de “¡¡¡¡¡Sin manos!!!!!!”, sin duda una de las líneas de diálogo que merecen pasar a la historia del cine como (y acuño expresión de unos amigos) uno de los más grandes momentos de “comedia involuntaria”.

Quitando todo esto, sobre lo que no tengo ni una duda de que todo el mundo estará de acuerdo, sí es posible que la película se pueda disfrutar más o menos. Hay para quienes una temática apasionante (la que trata el argumento de fondo lo es) o un desarrollo angustioso trufado por momentos de terror e inquietud es suficiente para disfrutar una película. Sólo por ellos y porque no puedo decir que me aburriera le concedo dos estrellas sobre cinco y además porque tengo la sensación de que “Prometheus” va a ser uno de esos títulos que gusta odiar por todo lo que puedes reírte comentándolo y por los debates que genera.

Sólo unas dudas al aire: ¿Cómo aceptó Ridley Scott filmar este guión sin hacerle cambios? Y lo que me resulta más extraño ¿Cómo alguien que tiene habitualmente tan buen ojo para los guiones como Charlize Theron ha terminado sucumbiendo a esta película? ¿De verdad se han filmado ya las dos continuaciones? Dado cómo acaba “Prometheus” pueden estar hasta bien si se filman con un mínimo de coherencia, pero ¿no habrán firmado los guiones los mismos? ¡¡¡Pa echarse a temblar!!!!

La historia se centra en 2085: después de descubrir varias pinturas en cuevas prehistóricas en las que se observan platillos volantes dos científicos son reclutados por la empresa Weyland para viajar al planeta al que remiten los gráficos esperando establecer un contacto con una civilización más avanzada. Hasta aquí puedo decir.
No, no se trata tanto en definitiva de una historia coherente como de una inmersión literal en un viaje a otro planeta. Eso es lo que verdaderamente funciona, el viaje, la inquietud, el temor ante lo desconocido. De nuevo y es muy habitual en las películas de Scott funciona mejor la atmósfera y lo que se ve que lo que se cuenta, lo puramente argumental.

Y sí, hay conexiones con “Alien” y de hecho hay información que explica algunas cositas de toda la
franquicia. Por suerte o por desgracia yo diría que “Prometheus” hay verla, aunque sólo sea para echarte unas risas recordando después los sinsentidos, un poco en la línea de, por ejemplo, “Armageddon”. Mejor si es una tarde calurosa de verano y en el cine está fresquito.
Un buen consejo: No tengáis demasiada prisa en salir del cine. Al final hay una escena clave.